Aseguran las penúltimas noticias que las presiones chinas han conseguido que Corea del Norte rebaje sus arrogantes desafíos atómicos a Japón y al resto del planeta: “El señor don Juan de Robles,/ de caridad sin igual,/ fundó este santo hospital/ pero antes hizo los pobres”, ya saben. Pero limitémonos aceptar el beneficio sin hurgar en los fondos. Ni siquiera sabemos, por otra parte, si es verdad o no lo es que la temida prueba nuclear se haya producido, toda vez que las iniciales confirmaciones de los servicios de varias potencias han sido posteriormente desmentidas, a saber por qué, por otros similares cuando no por ellos mismos. Un espectacular desfile antinipón tenía lugar el otro día en Pionyang, en plan fin de fiesta, lo que no deja lugar a dudas sobre el objetivo prioritario de esas hipotéticas bombas ni permite ser optimistas sobra la racionalidad, siquiera residual, de un régimen majareta que está ahí –conviene recordarlo—gracias al apoyo recibido desde muchos países que hoy se lamentan del resultado. La prensa americana coincide con la europea en relacionar semejante insolencia con la catástrofe de la guerra de Irak y el callejón sin salida de Afganistán, procesos cada día más parecidos, como acaba de reconocer el propio Bush, a la tragedia de Vietnam. Hay ya un efecto colateral grave, sin embargo, que debería empinar las orejas a este mundo que parece embobado en el espejo de Alicia si no en el de la madrastra de Blancanieves, y es el final de la desmilitarización de los japoneses y el proyecto en marcha de rearmar al actual “ejército de voluntarios” impuesto por Mac Arthur a pesar de que, de creer a los observadores especializados, esas silenciosas mesnadas constituyen ya el segundo ejército de Asia. En un momento en que viene demostrándose la casi imposibilidad de resolver las guerras en términos convencionales, los países tienden a rearmarse dispuestos a que no decaiga ni la amenaza ni la locura efectiva de la confrontación armada. En lugar de desarmar a Corea, armemos a Japón, tú le vendes las armas a un bando y déjame a mí el otro cliente. No hay búsqueda de la paz que no acabe resolviéndose en una huida hacia delante.
                                                               xxxxx
Hay quien sostiene que las guerras africanas –esas grandes hecatombres silenciadas entre todos por la cuenta que a todos les trae—están relacionadas entre sí como entrelazadas suele estar las cerezas de la cesta. En USA una mayoría aplastante de la población cree a pies juntilla que el préstamo de bombas atómicas a Israel es la única providencia posible para evitar un nuevo holocausto en un país de apenas seis millones de habitantes rodeado de trescientos millones de adversarios. En Europa se abre camino a duras penas, pero se lo abre, la opinión de que el rearme efectivo y sin limitaciones de la nueva Alemania contribuiría a la paz o se da por sentado en ella que habrá que restablecer más pronto que tarde las huestes que destrozaron internamente Yugoeslavia. Los clientes son los clientes, a ver si me entienden, y ahí tienen el caso de las potencias europeas vendiéndole tecnología nuclear e incluso armas de destrucción masivas a los más dudosos regímenes y no sólo en Oriente Medio sino en la África donde tan recientemente se han producido las mayores matanzas de su historia. Pero el súbito despertar del Japón, mejor o peor justificado en la amenaza coreana, es quizá, por el momento, al menos en términos simbólicos, el paso más grave de los últimos decenios. Nadie sabe qué será de este perro mundo en el que no se quiere ni plantear la cuestión del expansionismo chino o del polvorín indio, mientras los congresistas americanos discuten con la vista fija en el panel electoral. ¿Han echado cuentas sobre las guerras que actualmente vive el mundo? Pues pensando en la hipótesis de una guerra futura, casi mejor que no las echen.

16 Comentarios

  1. Creo que el sr. Berlin no ha entendido a Rapero: «carrozas» no va por los chicos aplicados sino por él mismo, por un servidor, por todos los mayores, los que están al otro lado del barranco generacional. Rapero no es más que un cani callejero, gorra p’atrás y fatuo sentimiento de superioridad (¡¡¡) sobre no se sabe quién ni por qué.

  2. ¿De dónde saca gm que las fuerzas japonesas actuales son el segundo ejército de Asia? No lo pongo en duda, pero me intriga el dato. ¿Me lo podría facilitar?

  3. 10:09
    Estimo que la resilución unánime de la ONU contra Corea es no poco inútil y algo ridícula. Mucho miedo –jidama que diría don ja– o tal vez mala conciencia de quienes no sabe ya si es peor la enfermedad o el remedio. Bush ha supuesto un traspiés grave en el progreso occidental, que parecía que podía ir a mejor a pesar de los «ejes del mal» (porque hay más de uno). Y me parece oportunñísimo que alguien se acuerde de Japón, tanto como víctima obvia de esos rearmes locos, como en la medida en que ese país mismo no deja de ser inquietante, como lo es, en efecto, la nueva Alemania. Da que pensar mucho d elo que hoys e dice aquí. Pensémoslo.

  4. Sr. Madrugador, SÍ lo entendí. Pretendí ser irónico y mostrar la imposiblidad de discutir con gente que no considera la Cultura y el Conocimiento como instrumentos de progreso. Ellos que se queden en la «calle», los demás a un sitio tránquilo donde estudiar con rigor y esfuerzo.
    Por cierto hay una entrevista a un tipo de la LSE hoy en El Mundo que parece que reproduce mis reflexiones de ayer.

    Un cordial saludo

  5. De pequeña, si no cogía pronto el sueño, oía desde mi cama el ‘parte’ de las diez y rezaba avemarías sin parar por la paz del mundo. Es lo que nos tenía dicho sor Esperanza. Era cuando la guerra de Corea. Hoy dudo que la Virgen tenga ‘poderes’ para remediar la cosa.

    Tampoco creo que la sangre llegue al río en plan tsunami. Eso sí, hay infinidad de arroyuelos permanentes, hilillos fluentes de sangre que tiñen sin cesar el antaño planeta azul. ¿Se acuerdan de «Escuadra hacia la muerte» de A. Sastre? La ví de jovencita y siempre permaneció en mí la sombra del peligro amarillo. Hoy lo es de todos los colores.

  6. ¡ Hola amigos !
    De regreso de Lanzarote me encuentro con los mismos dilemas de siempre. Debo seguir defendiendo el paraíso en el cual he tenido la suerte de nacer. Y es que como todo español, lo que tengo me lo ha ganado con mi esfuerzo.

    No se quiere que se descuartice España y sin embargo contribuímos y disfrutamos como posesos con las desmembraciones de Yugoeslavia, Checoeslovaquia, la extinta URSS, etc….
    Aplaudimos entusiastamente a los nacionalistas chechenos, kurdos, armenios, etc.. mientras les negamos la sal a los vascos, catalanes, gallegos y puertoriqueños.
    Oséase..que somos elitistas y selectivos.

    Los mayores detentadores de armas atómicas como USA, Inglaterra, Francia, etc…con miles de cabezas atómicas y medio millón de víctimas en su haber, -Hiroshima y Nagasaki-, pretenden prohibirle a los paupérrimos coreanos que fabriquen docenas de ellas, e intenten defenderse con las mismas armas que un día pueden ser asolados.

    ¡ Serán malvados e ilusos estos asiáticos !

  7. Lean al caballero anterior y comprobarán los peligros de la formación autodidacta, mayores aún que el de la dirigida, pero también el grado d enatiuralidad con que puede manifestarse el absurdo. Me ha dejado de piedra, lo juro, y sin ganas de contestar a tanta premisa falsa. Desconecten, amigos blogueros, que no todo lo que circula por la Red es saludable.

  8. Se agradece la esperanza, doña Epi, reconforta la voz desdramatizadora, pero no estemos tan seguros de que este conflicto, como otros actuales, no puedan conllevar un estallido de mil demonios. Pertenezco a la generación vivida sobre la idea del equilibrio del terror, pero como ya el terror no es bipolar parece que hubiera desaparecido. Y no creo que así sea. Corea e Irán son dos polvorines y la idea del sr. Moreno de dar barra libre barra libre desde el lucb atómico, con todo respeto sea dicho, me paree tan peregrina como la de repartir cuchillos entre los niños de la escuela en que se descubran unas navajas en unos cuantos bolsillos.

  9. El lío coreano está siendo entendido como una anécdota y me temo que no lo sea. En eso no yerra don ja, como acierta cuanod lo relaciona con la influencia china. Súmenle a todo eso que el Imperator Maximus es un orate iluminado y hagan sus cuentas. Yo prefiero no hacerlas.

  10. 19:55
    Todo da miedo. Dentro y fuera. En Oriente Próximo y en Oriente Lejano. En Atocha y entre esta muchachada revuelta empujada por los mayores que tratan de devolverbos a la guerra civil, sin contra con un Gobierno que patrocina, siquiera sea en plan simbólico, la vuelta a la Guerra Civil, esta vez cin mayúscula. Tengo miedo. Hoy lo dice el exdipuado Rejón en El Mundo: «Tengo miedo». Pero no se confundan, no es que dseamos cobrades, es que aquí se están perdiendo hasta los últimos fundamentos democráticos. No sigo, quizá porque tengo miedo.

  11. Nada es igual tras Vietnam, quiero decir tras la derrota de USA en Vietnam. Irak I fue una sscada de espina pero incpleta, Afganistán una reacción histérica y quizá necesaria, Irak II un disparate. la clave: hoy es difícil ganar guerras de modo terminante, no hay rendiciones de Breda. Lo cual hace incomprensible la tentación bélica de los Bushes, y no deja de resultar intranquilizador mirando la morisma y otras mesnadas del mal. Corea es un Mal cierto e indiscutible, no el pueblo coreano, pobrticos míos, sino el régimen de un loco capaz de lo que sea con tal de mantener su mitología. En eso creo que gm ve claro y apunta bien. En lo de China ya no estoy tan seguro.

  12. Te estaba esperando, no falla: «la morisma», «otras mesnadas del mal». Los que vivís en el pasado sois vosotros, El futuro es nuestro. Y de quien nos quiera seguir.
    Iros a la mierda.
    Un musulmán español

  13. Sr moro, no comprendo por qué, si tanto le molesta lo que lee, visto los insultos que suelta,¿por qué se obstina usted en leernos? Es usted masoquista?

  14. No señora, no es masoquista, es sencillamente alguien que se sabe protegido, alguien que ha pasado de la supeditación a la posición amenazante porque comprobó que hay quien lo ayuda. Como Corea. ¿O creen que Corea haría lo que hace si hace tiempo las «potencias» que toleran sus locuras, que le venden materiales, incluso de los más peligrosos, le hubieran dadon un papirotazo en lugar de un abrazo? La izuqierda española –me consta– ha mantenbido relaicones con ese régimen coreano hasta no hace mucho, y la Internaiconal Socialista más que nadie en la izquierda. A la hora de buscar responsabilidades no olvidemos esto.

  15. El moro lo que es un jilipoyas y ustedes unos carrozas –¿que tal Isaías?– por hacerle caso. A ese lo pillamos en la calle y le damos un curro que no se lo merece, que los deja mansitos mansitos. ¿A que me van a decir jenófobo o como se diga eso? Pues vale, pos mu bien, como dice esa doña Epi. Tos contentos.

  16. Un tema para no dormir, ocn la curiosidad de que el mundo parece asumirlo como si tal cosa, es decir, como si la amenaza real que reconoce la ONU por unanimidad no fuera con todos nosotros. Agradezco la reflexión y el toque de atención aunque espero poco de la cordura humana. No sé si estaremos en unas postrimerías pero no les oculto que tengo esa sensación tan desagradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.