La intolerancia o directamente la xenofobia no había adoptado hasta ahora en nuestro país una forma más abyecta que la presunta decisión del ministro Rubalcaba y su departamento de Interior de ordenar a los agentes a su mando maquillar las estadísticas sustituyendo a los genuinos delincuentes por simples inmigrantes sin legalizar, los “sin papeles” famosos, que habrán de ser detenidos por la infracción administrativa como si fueran responsables de delitos, allí donde se encuentren. Ni que decir tiene que, en contra del testimonio de los propios agentes y de algunos sindicatos policiales, tanto el ministro como la cadena de mano viene excusándose de esa infamia por el sencillo procedimiento de negar la mayor diciendo que nunca ha existido esa orden, pero los agentes insisten en que no sólo es real y está en vigor, sino que incluye algo tan ominoso como la sanción para quienes se nieguen o resistan a ejecutarla y los premios (en días de vacaciones suplementarios) para quienes la acaten. Vean que poco hace falta para levantar la manta y exponer a la luz del día los auténticos sentimientos de quienes han hecho siempre bandera del criterio humanista y hasta se han convertido, llegado el caso, en adalides de una actitud de generosa acogida respecto a una población que mientras han durado las vacas gordas bien que ha favorecido las cuentas de nuestra Seguridad Social de paso que beneficiaba, dejándose en ello la piel, a una sub-economía explotadora que ha gozado de una lamentable tolerancia. Una cosa es predicar y otra dar trigo, quién lo duda, pero que un gobierno que se hace llamar “socialista obrero” cace (también) trabajadores inmigrantes por nuestras calles y plazas, es ya harina de otro costal.

 

Y digo “cace”, pues según los agentes sus órdenes son buscarlos y detenerlos donde sea, incluso camino del trabajo o a la puerta de la escuela donde aguardan la salida del hijo, en el parque donde eventualmente paseen o incluso en su propio domicilio si llega a ser averiguado. El humanismo –ya lo advirtió Sartre, entre otros—es tan frágil que puede desmoronarse ante el menor inconveniente transformándose de forma radical hasta permitir que escape de él la subyacente negación del otro. Fanon decía en los felices 60 que el colonial maltrataba al ‘diferente’ lo mismo negándolo con violencia que simulando su amable acogida. Y ahí tienen a los mismos que rechazaron, con razón, el uso de narcóticos para expulsar emigrantes, cazándolos ahora del modo más impío. España, país de emigrantes, oculta una grave xenofobia en sus entretelas y Rubalcaba aprovecha esa realidad simplemente para mejorar el aspecto de su gestión.

16 Comentarios

  1. Estos son los que desde la oposición pedían/ofrecían papeles para todos.

    No sólo cazan inmigrantes, sino que hasta en eso hacen discriminación de índole económica. Dan prioridad a los marroquíes por la simple razón de que sus expulsiones salen más baratas… y es que estamos en tiempos de rebajas.

  2. No es de extrañar que quienes se rebajaron allá por los 80’ a la práctica del furtivismo más sanguinario, poniéndose al mismo nivel de las alimañas que perseguían, no les falten entrañas ahora para estas “cacerías de Estado”. Lo progre da para eso y mucho más.
    Como le dijo Tentetieso a Alicia -lo que importa es saber quien manda. Eso es todo-.

  3. No olvidemos que este ministro, el RuGALcaba, Freddy el Químico, tan rasputiniano como maquiavélico y sibilino tiene una biografía política de lo más sugerente: desde negociador directo con el Kojo Manteka en los tiempos de Alcalá, 36, allá en 1987, hasta el corro de la patata a las puertas de la prisión de los honorables y trincones jefes de los maderos, Barrinou, Vera and Colorado; desde los difíciles y apurados trances de los gobiernos Glez a partir del 93 hasta la disparatada forma de romper la jornada de reflexión del 13-M. Una servidora de este tío, sinceramente, se espera cualquier cosa.

    Déjenme ahora que me alegre.

    ¿Recuerdan?: “ ¡Torero! ¡torero! ¡torero! ¡torero!” No es solo quien lo nombró, el Albañil (mandil, escuadra y compás) Risuêñô, sino esa grada de sol que lo vitoreó por haber cortado cuernos como un héroe. Tras los silbidos y bronca del tendido de sombra, cabizbajo y bajo una lluvia de almohadillas, el diestro Chulito de Andújar ha salido de naja del redondel. Que le corten la oreja.

  4. Mirando desde el extranjero –¡Suspiros de España…!– consuela lo que ha ocurrido hoy en Espara: la dimisión/¿cese? de un ministro batán que encima es furtivo. Duele, en cambio, enterarse de que en tan poco tangamos a los migrantes un en país de migrantes. Sol y sobra, música y lágrimas: hoy el día ha dado para todo.

  5. Inecitablemente el título lleva a la idea del cese del ministro en cuestión, un verdadero esperpento, del que ya ja dijo hace unos días, pocos, que lamentaba que fueran a cesarlo por esto (profecía) y no por los grandes males que había producido a la patria. Lo mismo digo yo hoy, sin disimular mi regocijo.

  6. Era lo de menos. Hoy en España se imponen graves sanciones a los furtivos, no por matar un venado sino por matar un jilguero.

  7. No he visto en mucho tiempo (¡y bien sabe Dios que habría donde elegir!) a un personajillo tan chocante como este dimitido/¿cesado?. En cuanto al tema de la columna, pena, pena y dolor de que el humanismo sea una simple fachada de esta gente, de que los seres humanos no sean más que un pretexto para su lucimiento político.

  8. Veo que cargan vuesas mercedes contra Rubal el Malo, cuando lo suyo sería cuestionar la responsabilidad de ZP, gran cuentista que se ufana de protector de los pobres del mundo y de clueca de los inmigrantes sin patria mientras consiente que se los trate como a delincuentes por el hecho de ser pobres e indefensos. Nunca se nos trató así a nosotros en los países a los que fuimos a buscarnos la vida. Por eso es doblemente injusto además de inhumano.

  9. Los inmigrantes quitan el puesto y el pan a los españoles que lo necesitan. Si quieren ser pijos y elegantes paguen de su bolsillo, no tiren con pólvora ajena.

  10. Vuelvo recuperado de una larga convalecencia, fruto de la edad, provecta, como diría mi querido ja, y me dice siempre el muy jodío. Y lo hago hoy en que se ha producido lo impensable: ¡¡¡UN CESE!!!, aunque sea disfrazado de dimisión. Ya verán cómo le buscan acomodo a ese jayán que ha puesto patas arriba el patio judicial dejándolo mucho peor que lo encontyró, que ya es decir.
    Sobre lo de los inmigrantes parace que hay consenso pleno en el Casino. Me alegro. Da gusto tener un sitio en que encontrarse con gente civilizaday que de verdad cree en los principios de un humanismo verdadero.

  11. ¿Qué sería de España y de cualquiera de nuestros países cercanos sin las fecundas migraciones? Me gustaría que el prof. Chic, Berlín y otros buenos conocedores de nuestro pasado (incluyendo al anfitrión) miraran desde esta perspectiva el tema. Claro que ja se ha fijado en lo inmediato, que era lo suyo: en la impiedad que supone cazar emigrantes para “mejorar las estadísticas del supuesto “rendimiento policial”. Me parece un enfoque lógico sin dejar de sugerir con vehemencia el otro.

  12. Me pareec que falta en el artículo la nota de que los agentes/trabajadores de la policías, así como algún sindicato, han criticado esta orden impresentable. Y me extraña porque gm suele ir a las raíces generalmente y no se le escapan los grandes motivos. Lo digo aquí porque lo he oído comentar entre varios compañeros esta mañana, todos los cuales elogiaban el enfoque de gm y bramaban contra el ministro y toas sus castas.

  13. Ustedes parecen creer que cosas como estas no le pocurren más que al PSOE, y se lían contra el Gobierno como si hubiera inventado trodos los males, con los ojos cerrados para nop ver que hacen los señores del PP comprándose trajes por millones o robando a manos llenas. Un poco de objetividad no les vendría mal. Hoy mismo se publica que un socialista de primera fila conena lo de la cacería. ¿Por qué no insisten ustedes en eso?

  14. Ya solo falta que salga doña Marta la francesa diciendoque le da pena del pobre ministro… ¿No se dan cuenta de que la columna de hoy va de otra cosa? ¿O es que la suerte de los pobres inmigrantes, valga la redundancia, los trae al fresco?

  15. No se solivianten, señores con carné, que estas no son mñas que opiniones libres a un artículo libre. Sean sensatos y miren lo que dicen en un foro al que nadie les ha llamado pero en el que, encima, son admitidos. El tema que desarrolla ja es tremendo, denigrante, límite si me apuran, y no me extraña que los propios agentes se hayan rebelado en parte contra esa consigna injusta y cruel.

  16. se creen que asi va a disminuir el paro, seran gañanes , y que ademas no son racistas, vaya socialistas. un saludo Don Jose Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.