¿Alguien lleva las cuentas de las toneladas de droga intervenidas y de las masivas detenciones de traficantes registradas en los últimos tiempos? Todo indica que la acción policial funciona activamente, pero también trasluce la gravedad de la situación de nuestra costa y la temible dimensión de las mafias del narco, que no pueden explicarse más que en función del desmantelamiento económico de la zona. Mientras se mantenga el actual estado de cosas, el narco no desaparecerá y esas poblaciones empobrecidas y sin recursos mantendrán su deriva hacia la sociedad delincuente. Esta tragedia no pueden resolverla las policías porque es responsabilidad de los políticos. Nuestra costa lleva demasiado tiempo abandonada y su delincuencia no es más que el último recurso de su castigada población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.