Segundo asalto

  La Junta ha iniciado su segundo asalto en su combate con las tabaqueras –Philip Morris, Canary Island, Altadis, Cita y JT Internacional: el 90 por ciento del mercado andaluz—ahora por la vía contencioso-administrativo, ya que la vía civil quedó cerrada a cal y canto por la Audiencia de Madrid que estimó aquella demanda carente…

El maletín, por dentro

Resulta verdaderamente desmoralizador escuchar lo se está diciendo en el segundo juicio del “caso Ollero” o “caso del maletín”, catorce años después de los hechos. Sobre todo porque lo que queda en evidencia es que, en aquella época, había consejerías de la Junta, como la Obras Públicas, que ajustaban sus concesiones a criterios todo menos…

Desafío a Chaves

  Quizá lo más desmoralizador de la tragicomedia partidista no es la sumisión perruna mientras dura la bonanza, sino el indecente rebote –indecente por su silencio anterior—de los caídos en desgracia y su estrategia de llevarse por delante a los de arriba. Un secretario regional habría proporcionado a la oposición, según Guerra, la documentación del…

La ley es para todos

  Se comprende la asfixia de ese presidente patronal, Ricardo Arranz, ante la que está cayendo sobre el sector. No pueden admitirse, en cambio, de ninguna manera, sus argumentos exculpatorios y, menos aún, su justificación de las corrupciones. El tema es viejo; somos corruptos porque nos obligan, tragamos porque carecemos de pruebas. Pero hay algo…

Purgas rosadas

La crónica de la autonomía, como corresponde a la de un “régimen” con todas las de la ley, tiene su atestada galería de cabezas cercenadas. Aquí, de cuatro presidentes, dos han sido defenestrados desde Madrid, y con la expulsión del presidente de El Monte ya son tres los liquidados por “rebeldes”, por más que absurdamente…

Pobres criaturitas

  A los bebés de Cádiz los llevan sus mamás al Ayuntamiento para que la alcaldesa les haga entrega de algo tan imprescindible a su edad como la Constitución. A los andaluces, en general, les hacen entrega en los paritorios del SAS de un cuento no demasiado maravilloso pero en el que campean tan palabras…