Juego de fechas

Está resultando de lo más divertido el pasillo de comedias que se traen desde la presidencia de la Junta a propósito de la fecha en que habrá de celebrarse el referéndum para aprobar el nuevo Estatuto de Autonomía. Sobre todo por lo insostenible que es el intríngulis dado que pocos pringaos andarán preocupándose, a estas…

La cuerda floja

Seguimos trabajando en la cuerda floja de los contratos temporales, sin que la entrada en vigor de la reforma del mercado laboral haya contribuido gran cosa a aliviar nuestra situación. Una vez más, tristemente, los datos echan por tierra el optimismo oficial de la Junta, señalando a Andalucía en la cola de España, junto a…

Juez y parte

Sigue empeñado el Sindicato de Obreros del Campo (SOC) en subrayar su, al parecer, irredimible anacronismo con acciones antidemocráticas aparte de insustanciales desde una perspectiva política. Esta vez se trata de cosechar la aceituna de una finca como un gesto justiciero por parte del sindicato, disconforme ahora con la apropiación injusta de terrenos pertenecientes a…

El PSOE contra Málaga

Extraña, incomprensible la actitud del grupo municipal del PSOE burgalés al solicitar al Pleno que revoque el acuerdo de la Junta Local que apoyaba la candidatura de Málaga a la capitalidad cultural europea como condición imprescindible para lograr los objetivos propios. Tendría que explicar ese grupo por qué cae ahora en la cuenta del perjuicio…

Doble uso

El diputado Francisco Garrido es un político de doble uso, un apostante de doble opción: es elegido en las listas del PSOE (¿no lo sería en unas listas propias?), vota disciplinadamente con el PSOE en el Congreso, es uno más del PSOE, para entendernos, aunque después se ‘baje’ a Andalucía a vender su panacea denunciando…

El género tonto

La cómica pelea por el lenguaje igualitario, de la que vive tanta gente, está alcanzando cotas insuperables, aunque nunca se sabe a dónde puede llegar la bobada. Lean la Ley de Gobierno de la Junta, por ejemplo, y verá hasta qué extremos de idiotez se puede llegar extremando el inconsecuente y absurdo prurito de proscribir…