Escuchar al defensor

Ahora resulta que lo que estaba ocurriendo en Alcaucín desde hace varios años hasta que ha sido descubierto recientemente por la policía –irregularidades urbanísticas y facturas falsas para pagar sobresueldos y putiferios—lo conocía la Junta y, en consecuencia, su partido, desde el 2006 por boca de denunciantes privados, y desde febrero pasado por informe del…

Los olvidados

Olvidados de hecho, fuera de las frías estadísticas. Suman ya quinientos los ‘sin papeles’ llegados en patera a nuestra costa, pero casi no se habla de ellos porque no hay noticia que perdure. Emigran, empeñan cuanto tienen, se juegan la vida en busca de una oportunidad –como nosotros, como todos los pueblos alguna vez—para acabar…

Contratos a medida

Cada vez está más claro que uno de los factores decisivos de la corrupción hay que buscarla en los contratos de las Administraciones, esas trampas derivadas de la propia ley en virtud de las cuales se “legaliza” todo lo ilegalizable. El informe de la Cámara de Cuentas para el 2007 es aplastante: “casi todos” los…

El Gran Capitán

Las cuentas sobre la llamada “deuda histórica” debe de haberlas hecho el Gran Capitán. De otra forma no se explica que no contente a nadie, a unos por mucho, a otros, por poco, o que exactamente la misma cantidad que acaba de limosnear el Gobierno a Andalucía le haya sido concedida a Cataluña. ¿Son acaso…

Ida y vuelta

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:Verdana; panose-1:2 11 6 4 3 5 4 4 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:536871559 0 0 0 415 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;}…

Trampas descaradas

El SAS no escarmienta, y junto a los logros espectaculares de algunos de sus sanitarios, sigue manteniendo esos agujeros negros que no cumplen ya el cuarto de siglo: las listas de espera. Se ha mejorado –sólo podría faltar lo contrario–, se ha reducido la espera a 120 días, se ha ofrecido la alternativa de acudir…