Ganar o perder

Algoritmos aparte, lo único casi firme hoy día en la prospectiva electoral es que no es fácil decidir si Juanma Moreno ganará el 19-J o si perderán sus rivales. En cualquiera de los dos casos –un triunfo propio rotundo o un resultado aceptable de Cs, daría igual—parece más presumible que cualquier otra alternativa. El primer…

El contra uno

De ser cierto el recuento que se hace de los partidos concurrentes en los comicios del 19-J resultaría que Juanma Moreno habrá de enfrentarse a 20 rivales: todos contra uno, como en la precursora ficción de Etiènne de la Boétie. Bien es verdad también que, en este primer debatillo, el menú se agotaba en el…

Almoneda e insultos

¡Conque la presente iba a ser una campaña constructiva además de correcta y respetuosa! No hemos hecho más que empezar y ya se amontonan las gangas prodigadas tanto como los insultos, justo es decir que más por el lado sanchista que por los demás. Lluvia de millones, derrota del paro, innovación a tope…: de creerlos,…

Fe pública

Otra vez la monserga partidista de recurrir al notario para garantizar (¿) con la fe pública lo que el compromiso político no puede. Los dos candidatos mayoritarios andaluces se desafían públicamente a comprometerse a no votar con los respectivos extremismos, dando testimonio con ello de la crisis de la confianza pública en la política que…

Grandes rebajas

¡La casa por la ventana! Cuando nuestra dirigencia se acordó de controlar las rebajas, se olvidó de incluir entre ellas a las electorales. No tienen más que echar una ojeada a la actualidad: el (des)Gobierno sanchista –volcado ahora en la olvidada y castigada Andalucía ante la probable catástrofe de su marca registrada—se saca de la…

Zorra en el gallinero

La denuncia de un partido local de Punta Umbría ha forzado a la Junta a reconocer la radical improcedencia del sistema de “asignaciones” en virtud del cual –y por acuerdo de todos de los partidos provinciales sin excepción—éstos han venido recibiendo de la empresa pública una de esas “mancomunidades”, Ghiasa, cientos de miles de euros…