Eufemismos

¿Alguien lleva la cuenta de las corrupciones municipales, la de esos alcaldes y concejales –en su mayoría heredados del pasado “régimen”—que trajinan afanando al margen de la ley con sus trinques, sobresueldos, contratos subrepticios o subvenciones amañadas…, en el marco fangoso de una desmoralización pública acaso irreparable? Esa  plaga no debe ser vista como anécdota…

Puertas abiertas

La reconocida generosidad andaluza se ha confirmado con el decidido apoyo a los refugiados ucranianos. Desde el ciudadano espontáneo al presidente de la Junta pasando por el obispo de Granada se le han abierto las puertas, sin mandangas ni cálculos políticos, a esa muchedumbre avasallada por la ambición de unos y los mamoneos de muchos.…

Huelva existe

Disipada, por fin, la leyenda de que Huelva no existe. El presidente Moreno ha estado en la capital para entregar los premios Meridiana y, de paso, anunciar sustanciosas ayudas económicas al desarrollo provincial: nada menos que cinco interesantes proyectos mineros, la licitación del tan anunciado tercer carril de la carretera Almonte-El Rocío, exigencia al Gobierno…

La santa infancia

Es curiosa la indiferencia con que es vivida en esta sociedad la grave crisis demográfica que arrastramos desde hace años. Nunca las aulas estuvieron tan holgadas, ni ha memoria de pérdidas tan alarmantes como la de los 70.000 plazas amortizadas en los últimos cuatro años, como nunca se conocieron “ratios” tan  bajas de alumnos por…

Primavera

Ni la amenaza nuclear que nos lanza el zar orate ha impedido en Andalucía el reventón del azahar anunciando una primavera que se prevé políticamente densa y compleja. Cabrán en ella el decisivo congreso del nuevo PP –con toda probabilidad revulsivo en el actual caos político– pero también el fallo definitivo del “caso ERE”, que…

Esperpento

La saga de las corrupciones, demostradas o presuntas, está por escribir, pero pocas dudas pueden caber de que en ella habrá que incluir, en su día, el hecho insólito de que, ¡en dos ocasiones!, sus ocurrencias hayan afectado, en persona o por vía parafernal, a quien tiene el grave honor de mandar a la Guardia…