Sin remedio

El trapicheo en la compra de alcaldías no es un epifenómeno ocasional sino un hábito fraguado a conciencia en nuestro almario democrático . Se compran Ayuntamientos –sólo en Huelva, Gibraleón, Aljaraque y ahora Cartaya…– como quien merca melones, ragateando el precio con el melonero de turno por completo ajenos a toda ética. Esta vez, en…

La V enmienda

Los jueces siempre llevan razón; los jueces no siempre llevan razón: he ahí la alternativa insoluble, el binomio de la discordia. Los que han consagrado el derecho de un ex-presidente de la Junta a ignorar al Parlamento en el feo asunto de la Faffe (puticlubs incluidos) acaban de demostrar que una democracia –imperfecta, pero democracia…

El furgón

El “Gobierno del cambio” no quiere viajar en el furgón de cola y menos en el educativo. Por eso anuncia planes y planes de apoyo y fomento de la actividad docente, aunque sin mucha idea de cómo habrá de producirse esa actividad cuando llegue septiembre y la “peña”, como la llaman desde el propio Gobierno…

Cosas y cosas

Se complica el mercado municipal (el de la presunta compra de Ayuntamientos, se entiende) y, como rectificar es de sabios, la desvaída lideresa del antiguo “régimen”, doña Susana, gira sobre sí misma y deja mirando para La Meca al edil implicado en el chanchullo de Cartaya. Su nuevo argumento: que hay cosas y cosas, lo…

Ni agua

Demasiado conocemos la vieja consigna del fanático: “Al enemigo, ni agua”. Escandaliza el descaro del radicalismo de esta Izquierda desnaturalizada al negar a los centros de enseñanza “concertados”, es decir, a las familias de media España, la ayuda económica prevista para paliar los efectos de la pandemia, una discriminación tan insolente como autocrática que demuestra…

Comparaciones

No discuto que comparar resulte casi siempre feo, pero hay ocasiones en que resulta difícil sustraerse a esa tentación. En el caso de los responsables del presunto mangazo en ese consorcio municipal sevillano al que respaldan desde su partido y desde “sus” instituciones, por ejemplo, en parangón con el de un diputado, ministro y candidato…