Ni agua

Demasiado conocemos la vieja consigna del fanático: “Al enemigo, ni agua”. Escandaliza el descaro del radicalismo de esta Izquierda desnaturalizada al negar a los centros de enseñanza “concertados”, es decir, a las familias de media España, la ayuda económica prevista para paliar los efectos de la pandemia, una discriminación tan insolente como autocrática que demuestra…

Comparaciones

No discuto que comparar resulte casi siempre feo, pero hay ocasiones en que resulta difícil sustraerse a esa tentación. En el caso de los responsables del presunto mangazo en ese consorcio municipal sevillano al que respaldan desde su partido y desde “sus” instituciones, por ejemplo, en parangón con el de un diputado, ministro y candidato…

Viejos tópicos

La pandemia ha dado de sí lo bastante como para cuestionar a fondo la manida mandanga de la polaridad publico-privado. El “Gobierno del cambio”, por ejemplo, va sin complejos buscando en materia sanitaria  un “modelo de colaboración” que supere las bardas ideológicas en beneficio de los ciudadanos. Arreciará de nuevo desde el radicalismo, en consecuencia,…

Rebrotes

Ni siquiera en la “nueva normalidad” cesan los “rebrotes”, géiseres de una memoria colectiva que parece velar por la especie. En la costa, ya ven el alarmante resultado de una recobrada libertad que en los viejos tiempos se habría considerado “libertinaje”, réplica del instinto frente a la razón, triunfo de la “phisis” sobre el “nomos”.…

Basuras políticas

Si ayer nos ocupaba la venta de Ayuntamientos huelvanos entre bucaneros consentidos, hoy es obligado referirse al mangazo perpetrado entre unos desahogados, algún alcalde y quién sabe quien más desde un consorcio de la Sierra Sur sevillana, siempre a la sombra protectora del PSOE. Los tíos, con un par, enterraban la basura que debían procesar…

Monipodio

Los trajines de la corrupción parece, finalmente, que no son circunstanciales sino sistémIcos. Miren a Huelva, otra vez, para observar la metástasis del inextirpable tumor de la compra de alcaldías que el PSOE inauguró en Gibraleón, repetiría en Aljaraque y reaparece ahora en Cartaya: los mismos trujimanes, el mismo Monipodio, idénticos tejemanejes. Un Ayuntamiento vale…