Otros muros

Todo el mundo recuerda el Muro de Berlín que tanta literatura ha producido desde que, en plena Guerra Fría, Kennedy, para rematar un memorable discurso, le lanzó su misil dialéctico en cuatro palabras: “Ich bin ein Berliner”, yo también soy un berlinés. Hay muchos muros, no crean, aunque la desinformación los oculte. En Padua levantaron…

No enmendalla

Un periodista de talento como es Ignacio Camacho solía desanimarme cuando, pobre de mí, protestaba por las insuficiencias del “medio” donde entonces trabajábamos, con una ocurrencia no poco realista: “¡Sí, hombre, a ver si tú te crees que esto es el New York Times!”. Y no lo era, ciertamente, pero, miren por dónde, al cabo…

El último tartesio

Acaba de morir en Madrid un sabio arqueólogo que sabía que su oficio no era más que un instrumento para la etnografía, es decir, un escudriñador del pasado cuyos hallazgos servían para ajustar científicamente la identidad del hombre y las circunstancias de su civilización: Juan Pedro Garrido. Juan Pedro “habitaba” en Madrid pero “vivía” en…

La larga marcha

Se puede compartir la crítica a la situación en que el capitalismo ha hundido el espejismo del Estado del Bienestar y discrepar de que, en el marco de una democracia, todo lo averiada que se quiera pero vigente, un grupo se erija en justiciero y recorra el mapa arrogándose la representación de un pueblo en…

Locura de amor

No llegará a media docena los obituarios y recuerdos que merezcan la pena dedicados por nuestros “medios” a Aurora Bautista, inevitable musa de los niños de la postguerra y una de las actrices más versátiles de la última generación. Hay gustos para todo, y el mío navega en su amplia obra, entre aquella “Locura de…

Prestar a ciegas

Como las desgracias no suelen venir solas, tras el disparate bancario de los créditos masivos que nos han llevado a donde nos han traído, se junta ahora la pretensión de los arruinados de obtener créditos “sin condiciones”. Cataluña, tras la ominosa ruina en que la han dejado los muníficos del Tripartito, recurre ahora al fondo…