Territorio exento

El otro día pudo verse en televisión a un futbolista de prestigio intercambiar escupitajos con un rival al que con ese gesto quiso demostrar su desprecio a causa de algún incidente del juego. No es la primera vez, por supuesto, como no lo es contemplar la incomprensible impunidad de que gozan esos gladiadores capaces de…

Izquierda sin norte

Un cura amigo mío, que hizo toda la clandestinidad, sin perjuicio de su ministerio, en la única Izquierda capaz que entonces había, me dice, con desolado enojo, que hoy no nos queda otra ideología que la de la social-democracia. Han fracasado los dos bandos, enterrado el colectivista bajo los escombros del Muro berlinés, malparado el…

Tradición y verdad

Que el cristianismo histórico arrastra una fuerte carga mítica es algo que nadie entre los estudiosos pone en duda. Esa carga mítica discurre como ganga de la mena dogmática y es entendida, en general, como perteneciente a una Tradición piadosa en ocasiones deducida de los textos sagrados, en otras, de la mera e ingenua piedad.…

Lingotes de oro

La policía ha encontrado en casa de quien fuera presidente de todos los empresarios españoles un lingote de oro de un kilo de peso. También logró descubrir y requisar otros muchos bienes ocultos de ese truhán que ha dejado en la calle y a dos velas a miles de empleados suyos, escamoteando como un prestidigitador…

Postales blancas

Vuelve el frío. Es el regalo siberiano que se presenta cada año de improviso compitiendo con el anticiclón, la postal blanca, tan desconocida en los países del Sur como prestigiada por las estéticas bien acomodadas. Los “ecolo” y otros sectarios hablan del cambio climático como si no supiéramos que entre glaciaciones caben heladas invernizas que…

La última trompeta

De nuevo reaparecen los avisos milenaristas que nos previenen sobre el fin del mundo que tendrá lugar –según dicen que dicen los códigos mayas—el próximo 21 de diciembre. La antropología precolombina ha sido desde hace mucho terreno casi exclusivo de los sabios franceses –los Jacques Soustelle y así—cosa que, por cierto, no encajan demasiado bien…