Indignos e indignados

El pensamiento débil puede dar de sí resultados bien fuertes, como ha demostrado la creciente anomia provocada por el panfleto de Hessel. La demagogia tiene indudables ventajas sobre la democracia a la hora del proselitismo por la razón elemental de que es incomparablemente más fácil. Miren el caso de Sevilla. En poco menos de un…

La suegra del juez

La suegra del juez Miguel Pasquau (muy Señora mía) le ha llamado por teléfono para cantarle las cuarenta al conocer la psicodélica ocurrencia de su yerno de absolver a las mesnadas de Gordillo de sus asaltos y saqueos a supermercados, por considerar que, si bien se mira, esos desmanes “forman parte del derecho de huelga”.…

El Estado fallido

Lo que más me ha sorprendido de la violación de las seis chicas españolas en un hotel de Acapulco es que no se tratara de turistas extranjeras sino de españolas que, con sus parejas, residen en México. ¿Es que no leen los periódicos ni ven la tele esos desdichados? Los datos sobre la criminalidad en…

Prendas políticas

El cuestionable Parlamento bolivariano está escenificando esta semana el drama de la división nacional a base de encasquetarse gorras en las cabezas diputadas. Rompió el fuego el sucesor “in pectore” de Chaves y actual vicepresidente, Nicolás Maduro, al presentarse en el hemiciclo con una gorra tricolor – azul, amarilla y roja—con la inscripción “4-F” que…

Mito y opinión

Hace cosa de un año los frecuentadores de la prensa internacional supimos que un tal Tyler Hamilton, un ciclista del equipo de Lance Armstrong, había escrito (o se había hecho escribir) un libro de confesiones en el que denunciaba la realidad del dopaje en su deporte y pedía a su jefe de filas que confesara…

Tres años después

No hemos percibido el menor rumor mediático con motivo del tercer aniversario de la formidable tragedia de Haití que se cumplió hace poco. Olvidar doscientos mil muertos es tan fácil hoy día como deshacerse de cualquier otro recuerdo, pero no cabe duda de que dice bien poco de esa fantaseada solidaridad de la que alardea…