Fango

Mal debe de andar el sanchismo andaluz cuando no se le ocurre mejor argumento contra su rival conservador que esgrimir el fantoche de la corrupción. ¡A quién se le ocurre, con la que ha caído y la que está cayendo! Un candidato ignorado como Espadas debería rehuir esos fangales frente a un adversario del que,…

Secreto a voces

La situación política que vive España no mantiene, a estas alturas, ningún secreto: un régimen sobrevenido e insolvente ha puesto en almoneda la democracia y, en consecuencia, a la nación, por la razón elemental de que su impresentable Presidente ha sido, desde el día en que llegó al Poder, un pelele en un revuelto guiñol…

Un voto crucial

No sé qué estará ocurriendo en Francia cuando puedan leerse estas líneas. En este diario hemos podido seguir la compleja circunstancia francesa en las crónicas de Juan P. Quiñonero, mostrando los vaivenes de expectativa de voto que refleja la prospectiva tanto como la desmembración efectiva de esa derecha tradicional francesa (que se venía creyendo endémica),…

Pensando en Ucrania

Las imágenes de la infame guerra ucraniana están encubriendo en la actualidad el resto de nuestras calamidades. La inflación desbocada –ésa misma que decía el sanchismo que no  había de ser –como en su día la pandemia– más que un amago, la ruina progresiva de las clases medias y el purgatorio de las inferiores, el…

Encrucijada radical

Junto al anuncio del probable triunfo de la derecha pepera recibimos estupefactos la doble imagen de los radicales de Vox justificando a Putin o celebrando con el sátrapa húngaro esa victoria electoral tan mal recibida por la comunidad europea justo cuando consiguen, al parecer, doblar sus expectativas andaluzas. El desastre regional simultáneo de las Izquierdas…

La guerra interminable

Los niños de mi generación asistimos medrosos, cuando aún no se había disipado la lluvia radiactiva de Hiroshima, a las vicisitudes de la guerra de Corea y en seguida a la llamada de Indochina, aleccionados por nuestros padres en cuya opinión siempre habría guerras, una tras otra, porque ésa era, no sólo el mayor negocio…