Muertes de perro

Parece que no hay modo de erradicar el hábito cazador de ahorcar al chucho que ya no rinde en el campo. En cuanto flojea el perro, en cuanto se deja ir una pieza o no adopta la postura expectante con la que delata su presencia, una cuerda, un buen lazo, una recia encina y a…

Polvo enamorado

Hace unos meses se descubrió en Mantua –la patria de Virgilio, ya ven que la casualidad apenas existe– una escena funeraria tan novedosa como enternecedora. Se trataba de dos esqueletos abrazados, en actitud amante, la caricia aún insinuada en la traza esencial y mínima del hueso enamorado, en la que, como era natural, los expertos…

Ausencia y nulidad

Van a quitar el cero de la notación escolar. No habrá clasificaciones draconianas, en adelante, desaparecerá la infamia supina que alude a la nulidad absoluta del alumno. En sus calificaciones, los profes habrán de bandearse entre el 1 y el 10 prescindiendo del cero, notable circunstancia numérica puesto que la cifra eliminada perdura como “principio…

Maquiavelo rescatado

Me entretengo en la distancia, a través del ignominioso canal internacional de TVE, con la charleta que Quintero mantiene con la ministra de Cultura, uno de esos personajes públicos que consiguen hacer buena su propia caricatura en cuanto entreabren los labios. En un momento dado el mítico entrevistador –de paso que planteaba incómodas preguntas sobre…

La física mental

Hace muchos años que los estudiosos de Chu Ku Tien, aquel descomunal hallazgo paleontológico que dio un vuelco a la antropología, discutieron con vehemencia sobre las razones que pudo tener el caníbal primitivo para considerar el cerebro del enemigo cazado como manjar predilecto. El propio padre Teilhard terció alguna vez en ese batiburrillo para proponer…

El canguro de Noé

No descansa la carcundia americana, especialmente esa división creacionista que tan descomunal batalla mantiene con las huestes del evolucionismo darviniano, es decir, con la práctica totalidad de la comunidad científica contemporánea, descontados de ella los cerebros que Arthur Clarke –el novelista de ficción cuya imaginación abrió el camino a la comunicación por satélite o al…