Estar en la luna

Llevamos una temporada en que los millonetis interplanetarios no nos dan tregua. Desde que a principios del milenio un californiano pagó veinte millones de dólares por pasar diez días en la Estación Espacial no cesan las noticias de nuevos viajeros privilegiados que se apuntan a esa aventura cenital. Un joven millonario chino –¡vaya símbolo de…

El tema inevitable

He escuchado con el natural escepticismo la consideración del portavoz de PSOE federal calificando las sugerencias de que la detención de Pantoja ha servido de cortina de humo al coladero de Batasuna en las instituciones. También las insinuaciones o proclamas, según, de quienes se han lanzado a afirmar justo lo contrario, a saber, que si…

Homo parlans

Pocas personas se resistirán a admitir que muchas entre nuestras más perentorias necesidades son, de hecho, necesidades creadas. Nadie echaba de menos el agua corriente, hace medio siglo, en muchos pueblos de España, ni durante mucho tiempo después tuvo la ocurrencia de instalar un teléfono en casa pudiendo recurrir eventualmente a la hospitalidad del vecino.…

Suspiros de España

Abundan los comentarios críticos, algunos incluso demagógicos, en torno a la marea monarquista desatada por el nacimiento de la nueva infanta. Contrasta ese fervorín con el anacronismo de las banderas republicanas que han saludado su llegada a este país difícil, aunque se ha dicho con buen tiento que no hay que olvidar que el público…

El tabú del barbero

La natural tendencia femenina a aliviar la indumentaria con la llegada del buen tiempo ha recrudecido en Irán las medidas represivas contra cuanto signifique la occidentalización de las costumbres. En su virtud, trescientas mujeres han sido detenidas por la policía bien por llevar ropa ajustada en exceso, bien por llevar ‘demasiado’ cabello fuera del velo…

El cordón Real

Los dimes y diretes oídos a propósito del destino del cordón umbilical de la nueva Infanta han vuelto a ponerme por delante el romántico paralelismo con el “toison d’or”, ese otro cordón con vellocino que es para la caballería moderna, más o menos, lo que fue el Grial para la empeñadísima y más que sublimada…