El hogar del genio

Una activa campaña ha logrado en Londres que se salve la casa de Carden Town en la que vivieron su desenfrenada aventura bujarrona el maestro Verlaine y el príncipe Rimbaud, aquella famosa que acabaría a tiros en un hotelito de Bruselas. Es otra vez el inevitable fetichismo de la fama, la fantasía adocenada de apropiarse…

Nuestra ignorancia

Hay pocas situaciones tan embarazosas para los profesionales colaterales de la Cultura –y pongo por delante a la profesión periodística– como el brete en que los sitúa cada año la nominación del premio Nobel (o Nóbel, como se pronunciaba toda la vida). Me refiero, claro está, al premio de Literatura, porque en torno a los…

Cates con nota

Para Pedro Ruiz Morcillo Por más que le eche cara al asunto, la Junta andaluza no puede mantener indefinidamente oculto el temeroso nivel del fracaso escolar. Es obvio que a la Junta no le ha importado nunca ese fracaso, pero también no puede tolerar como si nada que la opinión se vaya inflamando ante la…

Freud en el sex-shop

Pocas teorías tan difundidas, y casi ninguna tan deformada, como la insigne ocurrencia que el maestro Freud improvisara a propósito del simbolismo de le trenza, ese bello e inocente recurso femenino en el que el mago vienés, que era una miajita retorcido, para qué vamos a negarlo, sostenía que habitaba el fantasma semiológico del pene…

Dos modelos

Hace pocos días el presidente ZP declaró, como extraviado en el atolondramiento, que contra la subida imparable de los precios nada se podía hacer. Era una declaración bizarra, viniendo de alguien que, aunque no resulte fácil saber por qué, sigue declarándose ‘socialista’, sino que, al contrario, durante estos años complejos, si algo ha demostrado ha…

Males de ricos

Es frecuente escuchar que en el Tercer Mundo no existe la anorexia: lo que hay allá es hambre. No se privan de comer quienes carecen de alimentos sino aquellos que, por andar sobrados de ellos, cuestionan sus efectos y les endosan sus propios defectos reales o imaginarios. Incluso dentro de este paraíso feliz está probado…