Casos concretos

La Generalitat catalana ha calificado de “casos aislados” el incívico acoso de los cafres separatistas a la candidata del PP por Barcelona, Dolors Nadal, cuando acudía a la universidad Pompeu Fabra dispuesta a exponer sus ideas. ¿“Casos aislados”? Si hace bien poco María San Gil era atacada en Compostela, el propio Rajoy hubo de soportar…

Fraudes y dudas

Un servicio de la Guardia Civil ha descubierto en pleno centro comercial de Torrelavega una tienda regentada por ciudadanos chinos en la que se vendían al público cientos de productos alimenticios legalmente caducados, incluso en el año 2004, tales como conservas, jamón, aceite, pastas, bebidas, leche, yogures o mayonesas, aparte de Coca-Colas igualmente fuera de…

El guardián invisible

En un lugar escondido de la Red tropiezo con una vieja anécdota que escuché hace mucho en el Centre Royaumont a uno de los primatólogos que Edgar Morin enrollaba en el garlito de su “paradigma perdido”. Aquella era una época creyente en la que nos pasábamos de mano en mano las proezas conseguidas con los…

Realidad y ficción

No es fácil decidir cual será el efecto sobre la vida pública, o más en concreto, sobre la experiencia política, del vertiginoso crecimiento de la credulidad. Se difumina la raya que separa la realidad de la ficción a una velocidad tal que los observadores atentos no saben ya en qué acabará la cabalgada al cabo…

Paseo por Babel

Mi columna “Guerra al latín”, crítica frontal del radicalismo lingüístico de ciertos feminismos ignaros, me ha acarreado, para qué mentirles, un buen montón de subidas discrepancias y no pocos insultos. Es igual: insisto en que proponer “distanciarnos del latín” no es más que una sonora pamplina y eso fue justamente lo que dijo una dirigente…

El tabú del cuerpo

La decisión del Metro londinense de prohibir la exhibición de la Venus de Lucas Cranach el Viejo como reclamo de una exposición de la Royal Academy ha provocado un verdadero torbellino en media Europa. No hace demasiado tiempo que en ese mismo transporte, y ya de paso en los autobuses de Berlín, se prohibió también…