Centauros y quimeras

Dos noticias rechinaban ayer sobre la prensa europea. Una, la aprobación por los la Cámara de los Comunes de la ley que autoriza la creación  de embriones híbridos, es decir, de mixtos de humanos y otros animales. Centauros y quimeras: parece que la mitología, como la ciencia-ficción, funciona como un anticipador de futuro, como un…

El hoyo y el bollo

La práctica totalidad de los comentarios sobre la muerte del juez del TC Roberto García Calvo han coincidido sobre su condición de juez del PP. Aquí no es ya que quepa anticipar el fallo de un pleito, sobre todo en las altas instancias, sopesando la adscripción ideológica de los jueces, sino que damos por hecho…

El fichaje de Pepe

Nos hemos hecho el cuerpo a las catástrofes, vamos asimilando cada día mejor los cataclismos, acostumbrándonos a paliar, entre la desgana y el fatalismo, el escándalo de la desdicha ajena. No hay noticia, por lo demás, que resista mucho tiempo en titulares porque el atractivo de la actualidad es tan potente como efímero. El seísmo…

Arriba y abajo

Cuenta Hans Küng en una reciente reflexión sobre la mentira política que, en una ocasión en que tuvo la ocurrencia de reprocharle a Henry Kissinger su empleo habitual, ese probado tramposo y presunto criminal de Estado le contestó que el problema consistía en que, mientras los teólogos contemplaban tan ardua cuestión “desde arriba”, ellos, los…

El fin del mundo

Circula por la prensa europea la noticia de que en la nueva Rusia viven actualmente entre 600.000 y 800000 sectarios milenaristas, es decir creyentes en la proximidad del fin del mundo tal como se anuncia en los textos apocalípticos, auge extravagante que se apunta que podría ser la ciega respuesta de algunos desgraciados al vacío…

La lucha por la vida

La señora vicepresidenta del Gobierno dice que se ha sentido “horrorizada” al enterarse de que la familia feliz con la que acaba de retratarse en Níger no era un matrimonio convencional sino el cuarteto feliz de un fabricante de chufas con sus tres mujeres. A la señora vicepresidenta, tan abierta que no se asusta así…