El cero a la izquierda

La invención del cero ha merecido de un especialista máximo como Georges Ifrach, en su monumental obra sobre las cifras, la calificación  de “principio revolucionario”. Los contables de todas las civilizaciones comenzaron, tras la invención de los números, a desarrollar sus cábalas representando cantidades por cifras que indicaban valores concretos al margen de su posición.…

Forrarse en la crisis

Con cierta frecuencia se habla de Amancio Ortega, el fabuloso empresario gallego, creador de Inditex y del holding inmobiliario Pontegadea, con entrecortadas razones que cuestionan su proceder empresarial. ¿Será verdad que subemplea a mansalva, que incluso deslocaliza en busca de márgenes más amplios, que es, en definitiva, uno de esos que se están forrando, no…

El vaso vacío

No hay nada en el nacionalismo post-romántico, esa enfermedad lugareña, que merezca la reflexión ideológica. Un amigo pseudómino asiduo de mi blog, el Dr. Pangloss, me pide cuentas de la cita de Julio Camba a propósito del tema que dejé caer aquí no hace tanto tiempo. Se la doy: se trataba de una frase (abreviada)…

Astucia del hombre

Siempre viviremos pendientes del pulso perenne que mantienen impertérritos el hombre y la Madre Naturaleza. Para aquel se trata, por lo general, de defenderse de sus trampas o de arrancarle alguna ventaja, en uno y otro caso sobrepasando las leyes naturales, esto es, el código espontáneo que lo real plantea al individuo. Me entero de…

El peligro amarillo

Es posible que fuera Jack London quien lanzara la expresión “el peligro amarillo”. Quizá en “The Unparalleled Invasion”, escrita a principios de siglo, donde imaginaba ya una China superpoblada, desbordada de activos y energías, que encontraba la solución en un expansionismo sin límites  contra el que los países occidentales no tendrían otro remedio que la…

El maletín del verdugo

El fenómeno de la tortura, del martirio infligido por el más fuerte al adversario indefenso, parece que respondiera a un arquetipo intemporal. Las mismas ocurrencias, idénticas maldades: hay pocas novedades en el repertorio de los verdugos. Un mismo espíritu pavoroso inspira la memoria de Hannah Arendt, Primo Levi, Giorgio Agamben o Robert Merle,  sabedores todos…