Zarcos y rubios

Entre las pérfidas fantasías de los nazis figuró el plan de seleccionar la raza a base de elegir mujeres ‘arias’, sanas y  de bella figura para ‘cruzarlas’ con garañones elegidos entre la flor y la nata de la vanguardia del régimen, o sea, en la Wehrmacht y las SS. Hasta se dispuso un célebre refugio…

Los niños terribles

Al menos en cinco estados norteamericanos la ley contempla el enjuiciamiento de los menores asesinos desde la edad de diez años, incluyendo la posibilidad de que les caiga encima la cadena perpetua. La prensa neoyorkina comenta estos días, entre confusa e indignada, el caso ocurrido en Pensilvania (uno de esos cinco implacables estados), referente a…

El valor de la muerte

La muerte tiene un precio, no cabe duda. No se trata ni vale lo mismo socialmente la muerte de un personaje que la de un indigente o desconocido, no le dan los medios informativos un  relieve parejo a lo crímenes con resultado de muerte, ni mucho menos, la autoridad no reacciona de la misma manera…

Las dos orillas

El embajador José Cuenca –Sofía, Moscú, Atenas, Ottawa—es un  cazador empedernido. También un escritor excepcional, y digo excepcional, autor de una prosa musculada y recia, como curada al tempero de un sentimiento lírico contenido, con la que ha retratado como nadie, que yo sepa, los secretos de esa pasión que mueve a algunos hombres que…

Lázaro en la cola

Lo he visto en la tele: largas colas aguardando turno para entrar en el comedor público, la cara triste de esta ciudad alegre y confiada que todavía no ha asumido a fondo la gravedad de la crisis. Son gente de cualquier edad, padres de familia, niños, ancianos, muchos inmigrantes, claro, algún que otro ‘out sider’…

Héroes bajo sospecha

En varios países americanos, singularmente en Colombia, el tema del secuestro a manos de las FARC se está convirtiendo en un pingüe negocio editorial. Se suceden las ediciones testimoniales de ex-cautivos que narran su experiencia en ediciones que superan con mucho la media de las habituales en la región, hasta el punto de convertirse, en…