Escrito en el aire

La Asamblea francesa ha dado luz verde al proyecto de transformación de Correos en una sociedad anónima con capital público que en cuestión de un año deberá abrirse totalmente a la competencia del sector, y lo ha hecho a pesar de la resistencia numantina de la izquierda renqueante, en esta ocasión apoyada por dos millones…

Nostalgia del infierno

Si hace unos días traíamos aquí el hecho singular de la masiva añoranza rumana por los tiempos de la dictadura de los Ceaucescu, acabamos de saber ahora que en la atormentada Ucrania la famosa “revolución naranja” está a punto de ser desbordada por la nostalgia roja, mientras vemos desfilar en Moscú, por los andurriales nevados…

La opinión y el vértigo

Ahora que Alí Agca nada recogiendo el petate carcelario tras pasarse casi tres década en la cárcel por atentar contra Wojtila, otra majara la ha armado en la Plaza de San Pedro al saltarse la valla y el cordón policial para derribar al papa Ratzinger. Un caso más, desde luego, para desbocar la inquietud de…

El color político

He leído que un estudio de la universidad de Chicago, que se llevó a cabo con anterioridad a las elecciones que divinizaron a Obama, ha descubierto que los encuestados condicionan su simpatía y su intención de voto en función del color de la piel del candidato, cosa que demostrada al comprobar que, ante fotos manipuladas…

Pellas y rabonas

No han inventado nada las actuales generaciones. Siempre hubo en la vida escolar “pellas” y “rabonas”, deserciones libertarias del alumno que decidía colgar los libros y echarse a la mañana abierta en busca de emociones. El abandono escolar era entonces el exceso de esas prácticas, y no como ahora un concepto concerniente a la estadística…

Los verdaderos pobres

Esa expresión, los “verdaderos pobres”, se acuñó en la España castiza para distinguir entre los mendicantes a quienes de verdad sufrían pobreza severa, como ahora se dice, de aquellos otros que la intuición popular conoce como “pedigüeños”. En la España del XVII se llegó a colgar a los primeros del cuello una cédula de bronce…