Eterno retorno

Continúa la polémica sobre los crucifijos, la batalla simbólica del anticlericalismo que recorre la historia europea desde la Ilustración, fogueada en el brasero romántico. Otra vez el apócrifo “error Azaña”, el espejismo de que el mal de España sanaría con el exorcismo laicista, al que tal vez debe el fracaso republicano más que a ninguna…

Más que una crisis

La imagen de los jornaleros ofreciendo su “mercancía” en la plaza resulta normal hasta en el Evangelio. El trabajo era una necesidad mutua pero ni de lejos podía concebirse como un derecho hasta que se fue abriendo trabajosamente paso un cambio de conciencia que impuso en la sociedad uno de los cambios más graves de…

Presuntos culpables

No seré yo quien contribuya al aquelarre masoca que el periodismo escenifica estos días por haber satanizado al inocente de Tenerife. Entiendo que, ante todo, el triste asunto parte de un doble error médico que, en una circunstancia enloquecida como la actual, ha equivocado con facilidad a quienes tienen que informar, lo que si no…

Sombra alargada

Le leyenda no nos permite ya orientarnos a ciencia cierta sobre la realidad de Bin Laden. Unos sostienen que murió hace tiempo y que la Administración USA mantiene vivo el mito para justificar ciertas estrategias. Otros que vive y teledirige con mano de hierro un plan que, sin prisa ni pausa, se propone destruir al…

Estados inventados

El nacionalismo no precisa de mucha base para funcionar. Antier mismo nos enterábamos por un obituario de Irene Hdez. de Velasco de la muerte de S.A.R el “príncipe” Jorge I de Seborga, un solar de menos de cinco kilómetros cuadrados cercano a Génova, que declaró unilateralmente su independencia con base en una retorcida interpretación de…

(Re)bajarse al moro

Aminatu Haidar, la heroína sahariana que se ha plantado en huelga de hambre en Tenerife, ha rechazado dignamente el cambalache que le proponía el Gobierno español a través de ese abrazafarolas que es el ministro Moratinos: aceptar la nacionalidad española para escapar a la garra de la dictadura marroquí. Nadie duda a estas alturas que…