España humillada

Confieso que entre tantas cosas como llevo oídas desde que la Armada británica se divirtió ametrallando a una bandera española en una boya, ninguna me ha impresionado tanto como escuchar al ministro Rubalcaba –“vulpis angelica”—añadir, tras sus absurdas excusas al gobiernillo de Gibraltar, que los guardias civiles avasallados en la colonia habían vuelto al fin,…

El negocio del clima

La desconfianza sobre lo que pueda suceder en la Conferencia de Copenhague va siendo general. Pocos creen que Obama baya a conseguir que se haga ahora lo que no se hizo tras el acuerdo de Kioto a pesar de que la campaña ambientalista crece por momentos. ¿Cómo van a cortar sus humos los que viven…

La vida del símbolo

Hace poco, el prestigioso The New York Times ha comentado sin complejos que en el año 2001, en plena batalla de Tora Bora, cuando los telediarios nos ilustraban el feroz ataque hablándonos de bombas perforantes que alcanzaban la entraña de la tierra, los mandamases del ejército, concretamente el secretario Rumsfeld y el general en jefe…

Animal sin memoria

Por alguna razón que se me escapa, es verdad que la Historia hubo de soportar siempre cierta inquina cultural y política. No es cosa de reproducir tantas descalificaciones, por lo general bana, algunas vertidas incluso por eminentes historiadores, pero es más que probable que esas pullas hayan servido a la larga para minar el viejo…

El dilema docente

Parece que los Reyes Magos preparan en toda Europa un reparto generoso de regalos lúdico-educativos, tal vez animados por el contundente criterio de ciertos expertos que aseguran que los niños aprenden mejor jugando, sobre todo cuando esos juegos no son formalmente “educativos”. La industria sabe lo que hace y por eso ha ofrecido a los…

Eterno retorno

Continúa la polémica sobre los crucifijos, la batalla simbólica del anticlericalismo que recorre la historia europea desde la Ilustración, fogueada en el brasero romántico. Otra vez el apócrifo “error Azaña”, el espejismo de que el mal de España sanaría con el exorcismo laicista, al que tal vez debe el fracaso republicano más que a ninguna…