Vidas de perro

Un Juzgado de Mérida ha acordado la apertura de juicio oral por un delito de maltrato de animal doméstico, por el que solicita una pena de un año de cárcel, a un salvaje que infligió cuatro puñaladas a su perro, un pequeño cocker, antes de abandonarlo moribundo, según las crónicas, para que muriera lentamente desangrado.…

Inventar la playa

Cada verano, cuando el ferragosto caldea la gran ciudad y cuantos pueden huyen a las costas lejanas, los parisinos reviven el debate sobre sus playas artificiales, ese invento del todavía alcalde Chirac que prometió el baño libre en el Sena allá por 1988, y empezó por librar bancos enteros de lucios en las aguas pútridas…

Identidad y nación

Enredados con las sandeces presidenciales escuchadas en el reciente debate parlamentario (toda esa farfolla de la nación “política”, “sociológica” o “histórica” con que se pretende amansar a la fiera nacionalista), discurrimos en la radio de Herrera sobre la sempiterna cuestión de la identidad como fundamento del derecho a la nacionalidad. Les digo a los colegas…

La unión y la fuerza

La espléndida victoria de España en el Mundial de fútbol está dando mucho juego a los escoliastas de los más diversos pelajes que han descubierto en la proeza deportiva el secreto del éxito, que no sería otro que el del grupo (el del “equipo”) actuando como un todo, algo así como un supraorganismo durkheimiano en…

Crisis de muerte

Entre las muchas voces de alarma que se han dejado oír denunciando el impacto de la crisis económica sobre la vida laboral y, más concretamente, sobre su relación con el incremento de suicidios entre la población trabajadora, ningún caso como el que desde hace tres años y medio se registra en las plantillas de la…

Oro mortal

Ningún parecido esta vez con las epopeyas de los buscadores de oro. Nada que ver con la visión aventurera de Jack London, ni con la descorazonadora (¿moralizadora?) peripecia de Mark Twain, menos aún con la amarga pero serena historia que le contó a Primo Levi en la celda aquel preso que se ufanaba de controlar…