Cuentos chinos

Nadie duda del éxito de la experiencia china, es decir, del mantenimiento de un mercado ampliamente liberalizado y capitalista en el seno del régimen comunista clásico. Un milagro y una paradoja que, en todo caso, parece inevitable que en el plazo de dos años como máximo desbanque al Japón en el ránking internacional y consiga…

Pirro en Washigton

Obama no va a necesitar que el esclavo le susurre al oído el famoso memento, “recuerda que eres mortal”, que los triunfadores romanos debían soportar en la fiesta de la victoria. No sólo porque él no desfilará ante las masas –la salida de las tropas destacadas en Irak está siendo todo menos espectacular—sino porque demasiados…

El siglo XX

Un alcalde francés, el de Montpellier, que es, además, presidente de la región Languedoc-Rosillón, ha tenido la idea de instalar en un barrio de la ciudad una enorme plaza votiva en la que estarán representados en efigie –bronces de 3’3 metros de altura—los grandes iconos del siglo XX que, a su juicio, así lo merecen.…

Lo barato es caro

No le falta razón de Chaves cuando cifra la desafición a los toros en los astronómicos precios de las entradas, aunque no lleve ninguna al sugerir que la prohibición en marcha no se debe a unas presiones políticas en las que su partido tiene mucho que ver. Es de dominio público que no habría toros…

Equívoco porno

Una vez más, en una interesante crónica parisina de este periódico, encontramos el tema y problema del erotismo histórico, esa leyenda en blanco y negro que se ceba con Eduardo VII o Alfonso XIII como eximios “voyeurs”, o que ha medio colado la ilusión de que la libertad erótica es una conquista reciente no poco…

País normal

Tras los incuestionables logros perturbadores del Gobierno, la Generalitat catalana y hasta del TC, parece que en la España resquebrajada comienzan a notarse síntomas elocuentes de vuelta a la normalidad. Son, desde luego, hechos en sí mismos nada singulares ni extraordinarios, lo que obliga a recurrir para su correcta interpretación a más hondos rigores semióticos…