Cambio de baraja

Como en los viejos casinos en que los señoritos mandaban al mozo a comprar una baraja nueva, los dos grandes partidos nacionales, han de hacer lo propio si no quieren verse despistados en mitad de la timba. No es que yo crea, como muchos de mis colegas, que el bipartidismo esté ya irremisiblemente tocado y…

Difícil herencia

No hay herencia buena, decían los anarquistas del XIX, aquellos bakuninistas que pretendían demoler el edificio social arrancándole ese cimiento. De que es un derecho, tanto del testador como del heredero, no cabe duda, pero no es menos cierto que el litigio universal, la pelea que rompe familias y tuerce voluntades, nos demuestra un día…

El animal suicida

Por mucho que desconfiemos de Al Gore y de los tremendistas va a haber que irse rindiendo a la tesis de ese cambio climático que parece ser que amenaza al planeta. Vemos en la tv derretirse los glaciares y abrirse en grietas la tierra labrantía, los sabios no se ponen de acuerdo pero se inquietan…

El Cid cabalga

Siempre me llamó la atención en la leyenda del Cid Campeador la viñeta del caballero muerto y embalsamado cabalgando en su caballo “Babieca” con la rienda atada a la mano. De pequeño sobre todo, me llamaba la atención el cuento de que, tras el flechazo mortal que el Campeador recibió encaramado en su muralla, fueran…

El odio anónimo

No cesa la discusión sobre las llamadas “redes sociales” tras el asesinato de la presidenta de la Diputación leonesa. Parece como si de pronto se nos hubiera abierto una perspectiva impredecible hasta ahora –¡qué bien hubiera venido en su día una lectura sosegada de “La sociedad-red” de Manuel Castell!—y hubiéramos atisbado en ella un peligro…

El oficio de vivir

Mi más viejo lector-amigo, el doctor P.G.P., me envía una inquietante invitación a que reflexione aquí en público sobre lo que él llama “suicidio ampliado”, es decir, el que ejecuta un hombre (hay que suponer que) en su sano juicio sobre sí mismo y sobre su pareja. Lo ha movido una de tantas noticias sobre…