Pies del gato

Gran tremolina dialéctica en torno a los tres tiros asesinos que han segado la vida de la presidenta de la Diputación de León. Lo primero que se difundió fue la circunstancias “complementaria” de que Isabel Carrasco tenía pendiente alguna cuenta con la Justicia, concretamente algún enredo de malversación de fondos, algo que fuera o no…

El armario cerrado

La impagable deferencia de mi amigo J.I., profesor en la Sorbona, me permite una vez más leer sin gran retraso una obra sobre “lo prohibido” en general, en esta ocasión sobre ese ámbito tabú que es la realidad homosexual. Empiezo por confesar que siempre me he admirado del “engagement” vital, militante, de autores como Bernard…

La oreja de Van Gog

La noticia del fin de semana ha sido el hallazgo por los inspectores de Hacienda de un cuadro de Van Gog en la caja fuerte de un presunto defraudador, que lo tenía allí a buen recaudo aunque él diga, en su defensa, que por cuenta de terceros. Hay que ponerse en situación, imaginarse la sorpresa…

Otra de vampiros

Nunca comprenderé por qué la leyenda del vampiro conserva tanto vigor en plena postmodernidad. Está en la pantalla de la tele cada dos por tres, hasta el punto de haberse convertido en un poblador más del imaginario doméstico, probablemente favorecido por la pérdida del miedo, en una época en la que el murciélago hematodipsio no…

La implosión democrática

Por más que repitamos la reflexión siempre estará justificado cuestionar un régimen político que, manteniendo por completo su legitimidad, se ve rechazado casi unánimemente por los ciudadanos. En Francia son más de uno de cada ocho franceses los que rechazan al presidente Hollande, aunque, ciertamente, pocos menos son los que consideran la posibilidad de que…

África existe

En la prensa francesa hemos podido leer días atrás trémulos comentarios al suceso que ocasionó el enterramiento en barro de dos niños franceses. Más de dos mil quinientos han sido enterrados vivos en Afganistán y allí tienen a un puñado de voluntarios con picos y palas ayudados de una solitaria excavadora, sin que en nuestros…