Divino tesoro

Interrumpiendo la irritante imagen de esas insensatas  francachelas juveniles que la autoridad incluye en lo que llama “ocio nocturno” (¿¡), irrumpe la imagen elocuente de todo un regidor en activo, el alcalde de La Matilla, allá en la Segovia profunda y despoblada, que, al filo de la treintena, sigue acogido a la piedad paterna  en…

El último polímata

En el ejemplo de Ramón Tamames podría descansar la confianza quienes desesperan ya ante el auge de la poligrafía, ese contrapunto de la cultura especializada que es la fibra más íntima de nuestra vigente mentalidad. No pueden negarse méritos y ventajas a la especialización ni se trata de cuestionar el recurso a la poligrafía, pero…

La misma piedra

Vuelven estos días las desconcertadas imágenes con que los jóvenes de entonces –el ingenuo botón en la solapa clamando “Stop de war”– despedimos la guerra de Vietnam. Vienen de Kabul, como entonces llegaban de Saigón, testigos idénticos del fracaso del nuevo imperialismo y corroboran ce por be la vívida narración que nos hacía el amigo…

La quinta ola

Cuando todavía era posible improvisar sueltos de mano sobre la pandemia, el busto parlante más cómicamente desacreditado de nuestra vida pública, Fernando Simón, especulaba por libre y sin acabar de pronunciarse sobre la, a su juicio, incierta posibilidad de una “segunda ola” que, en todo caso, de caernos encima, no parecía que fuera a tener…

Desprestigio final

En el debate más desolador de esta lamentable legislatura, el presidente Sánchez ha formalizado el estatuto de su mendacidad consiguiendo lo que ningún antecesor suyo logró: la incredulidad de propios y extraños. “Nunca jamás consentiré en Cataluña un referéndum de autodeterminación”, comprometió tan seriamente como, con su ironía chulesca, le replicaría el Rufián de turno:…

Dijo Diego

Supongo que, a estas alturas, pocos serán los ciudadanos que crean las protestas de severidad con los rebeldes catalanes que Sánchez hizo en su día: lo perpetrado se trataba, en su docta opinión, de un delito de sedición; se exigiría el cumplimiento íntegro de las penas en consecuencia y, por supuesto, no habría indultos. ¡Firmeza…