La cabra de Gadafi (2)

Alejandro Rojas-Marcos me reprocha que en mi columna de hace unos días sobre los visitantes de Gadafi sólo lo mencionara a él. Lleva toda la razón en que sé perfectamente, sin necesidad de que él me refresque la memoria, que al entonces admirado líder y hoy detractadísimo enemigo público lo fueron a ver –la más…

Ardor guerrero

Vuelve la consabida polémica sobre la “guerra justa”, ese equilibrismo conceptual europeo que debemos a los escolásticos desde santo Tomás a Grocio pasando por Vitoria. Pero ¿hay guerra que pueda llamarse justa? Ésta que acaba de estallar la dirige, desde España, una ministra de reconocida militancia pacifista y un presidente que consiguió los galones tachando…

Caer en la red

Un desayuno con Ignacio Camacho resulta casi siempre demoledor. No sé por qué, la mañana refuerza su natural escéptico, pirroniano de estricta observancia, revuelto contra toda hipótesis que se tercie y no exento de un regusto narcisista por la originalidad y la paradoja, que son primas hermanas. Ignacio lleva sangre de dogos venecianos y eso…

Ganar y perder

Nunca llueve a gusto de todos y menos en el ámbito de la globalización. Lo estamos viendo estos días aciagos al comprobar el viejo apotegma de que en este perro mundo cuando uno gana un duro, otro lo pierde, y que lo que beneficia a unos perjudica a otros. ¿O no nos hemos percatado de…

El oso y el Dios

Dos imágenes han llevado al ánimo de los japoneses la gravedad de la hora en que vive su país. La primera es la de un osezno, un panda desconcertado por el seísmo, que buscaba amparo desesperadamente refugiando su cara entre las piernas de un policía del zoo que, a su vez, lo consolaba con visible…

Zafiedad nacional

No ha sido la de Luis Olivencia la primera crítica del estreno ése que anda revolucionando nuestras taquillas en la que tropiezo con la negativa a asimilar con el zafio autor de ese engendro al público que lo consume. Se alega que el personal tiene derecho a relajarse, que la grosería y la vulgaridad no…