Marcas registradas

En una tertulia de la tele en la que he coincidido con el coordinador regional de IU, Diego Valderas, he debido escucharle algunas proclamas con las que he coincidido o discrepado de modo variable. De plano asumo su sugerencia sobre la utilidad que reportaría a nuestra vida pública aplicarle el polígrafo o máquina de la…

La verdad provisional

A medida que el trabajo científico agranda su horizonte va quedando más claro que pocas son las verdades absolutas y menos los dogmas inalterables. Es verdad que los sabios ven en esa tarea una suerte de competición, que se sienten como propulsados por el ansia de avanzar negando y corrigiéndole la plana a sus antecesores,…

El laberinto libio

La misión “protectora” de las fuerzas “aliadas” en Libia dura ya seis meses y acaba de prolongarse por otros tres, sin perjuicio de que la guerra finalice con una victoria completa. En ningún momento, durante ese semestre sangriento, se ha sabido a ciencia cierta qué estaba ocurriendo en el país, cuál era el efecto práctico…

Hombres sin piedad

Cuando escribo estas líneas puede que estén ejecutando en la prisión de Georgia a un negro acusado de haber matado a un policía hace veinte años. Imaginen el último paseo desde el corredor de la muerte, la despedida de los condenados, la entrada en el “laboratorio” que hace de patíbulo, la ventana tras la que…

La basura humana

Un organismo estatal estadounidense con sede en Vanderber, California, trabaja febrilmente estos días para tratar de determinar las circunstancias en que caerá sobre el planeta, desde su altura actual de casi 600 kilómetros, un artefacto lanzado en el 91 y que quedó obsoleto en 2005, el Upper Atmospheric Research Satellite (UARS). El acontecimiento, que no…

Los verdaderos ricos

Allá en los tiempos del Barroco español se especuló mucho sobre el estatus del hombre. Sobre los que carecían de todo –en una sociedad altamente conflictiva a causa de su aguda crisis– se discutió hasta negarles su derecho a mendigar, enredándose en una espiral conceptual que dio de sí el estupendo concepto de “verdaderos pobres”…