Boga del fetiche

Dicen que son los nuevos millonarios chinos y los magnates rusos quienes están relanzando el mundillo de las subastas fectichistas, de suyo tan americanas, y a ellos se atribuye sin mejor prueba la reciente adquisición del bastoncillo y el bombín de Charlot, en una reñida subasta de Beverly Hills, nada menos que por cien mil…

Nuestras diferencias

Cuando hace unos años escribí un libro con la intención de desbrozar conceptualmente el dilema ideológico (“Hablar con propiedad”, Ediciones Libertarias) de nuestro clásico par derecha-izquierda, me arrearon no poco por proponer que la diferencia clave entre ambas posturas reside en que la Derecha es una “actitud” mientras que la Izquierda es un “pensamiento”. La…

La pasión del saber

Como colofón al seísmo provocado en la comunidad científica por el anuncio de que unos físicos habrían falsado la teoría de la relatividad de Einstein, al demostrar, en un experimento llevado a cabo en el CERN, que los neutrinos viajan a una velocidad superior a la de la luz, llega la noticia de la forzada…

El bípedo a motor

Un alto ejecutivo de la empresa automovilística se queja a Carlos Herrera de lo mal que va el negocio del coche a pesar de las, según él, fantástica rebajas que han hecho de este brumoso momento el ideal para renovar la flota. Se venden muchos menos de los que sería de desear –ese sector es,…

Y ahora qué?

La HG de ayer sería la más justificada de las ocho organizadas por nuestros sindicatos en el periodo democrático en circunstancias normales. Tiene toda la lógica que las organizaciones de defensa de los trabajadores, incluso si han permanecido calladas como momias durante estos cuatro últimos años en que se han perdido tres millones de puestos…

La HGP

Un activista romántico como Jorge Semprún, nos contaba una vez en París algo que luego repetiría, ya más formalizado, en sus   “Memorias de Federico Sánchez”. Hablábamos de la huelga con todos sus apelativos y eufemismos –la “Huelga Nacional Pacífica” o HNP, la Huelga General Política o HGP , la que con cierta sorna llamábamos la…