Bendita ignorancia

Tal como van las cosas, a la vista de la primera página del periódico y el machaqueo de los telediarios, cada día celebro más no saber de economía más que los rudimentos. Debe de ser una tragedia, siquiera como la teológica, trabajar con esa materia fluida y evanescente que, encima, se representa en números arábigos,…

Pobreza y honor

Una limpiadora de autobuses granadina ha devuelto a su dueño un bolso extraviado que contenía una pequeña fortuna. Lo ha hecho, según ella, porque su conciencia no le permitía adueñarse de lo ajeno, es decir, todo un clásico de la prensa que, como es obvio, posee sus filias y sus fobias, pero no caprichosas sino,…

Indicadores vanos

Es de sobra conocido que el nivel cultural de la población española es más bajo que el de buena parte de los países europeos homologables. Se ironiza sobre que los yanquis sitúan a España en el Caribe, como si en la España profunda hubiera mucha gente capaz de situar, no les digo ya Bostwana, sino…

La vieja dama

El antiguo alcalde de Venecia, Massimo Cacciari, sostiene que Venecia se muere en medio del esplendor de la postmonernidad. Mejor dicho, que es ya una ciudad muerta en la medida en que se ha convertido en una ciudad-escaparate, en una vitrina temática de sí misma, entrillada por dos graves fuerzas destructivas: las aristócratas (remarquen el…

El enigma bancario

Yo creía haberlo visto todo ya en esta perra vida, pero me equivocaba.  Me faltaba ver a Rajoy nacionalizar un banco en ruinas sin plantear siquiera esa cuestión tan socorrida de si la nacionalización es de derechas o es de izquierda. Mi primera reacción, superado el soponcio, ha sido caer en la cuenta de que…

Tócala otra vez, Sam

Los herederos de Humprey Bogart le han puesto pleito a Burberry por haber utilizado en su propaganda la imagen –inolvidable, ciertamente—de la despedida del héroe e Ingrid Bergman en un imaginario aeropuerto de Casablanca, imagen en la que ya me dirán quién no recuerda que Bogart aparecía enfundado en una trinchera Burberry. Creen los herederos…