Gargantas profundas

La vida política fue siempre un velado concierto de secretos desvelados. Nadie crea que estos tiempos difíciles hayan inventado ese mecanismo penumbroso que funciona desde que la serpiente reveló a Eva el secreto de Dios. Las masivas revelaciones de Wikileaks, el vertedero de las miserias vaticanas, la indemostrable infidelidad de Maru que tanto ha molestado…

Tambores de guerra

Bernard Dubant, etnólogo con un pie en la soteriología, puso al frente de su obra sobre los sioux y el mítico Sitting Bull una bella parrafada del jefe shawnee, Tecumseh, ante el gobernador Harrison y, a renglón seguido, la réplica del poncio. Decía solemnemente Tecumseh que “hubo una vez una raza feliz”  y que la…

Cartas cruzadas

El debate interno provocado por el pacto incondicional de IU con el PSOE para gobernar a dos manos Andalucía se está sustanciando en un cruce de cartas centradas, paradójicamente, en un personaje que no está en el negocio pero que, con su autoridad, moral pesa demasiado a la hora de afrontar sus duras y razonables…

Conflicto crónico

Siempre nos quedará Gibraltar para flagelarnos por nuestra pequeñez o para distraer los ánimos. Esto último es lo que tanto la prensa británica como muchos observadores españoles proponen como explicación motivada del actual conflicto provocado por la decisión unilateral de Gibraltar, no sólo de expulsar a nuestros pescadores del caladero inmediato, sino de ampliar sus…

Magníficos rectores

La autonomía universitaria es una cosa muy puesta en razón siempre que sea ejercida desde la perspectiva del “alma mater” y no se meta en políticas, como Franco aconsejaba cuando los Rectores Magníficos, salvo ilustres excepciones, eran simples funcionarios de la dictadura en lugar de comisarios de su Junta respectiva. El espectáculo del plantón al…

Dama sonriente

Un par de sonrisas sorprendidas por las cámaras en el gesto, por lo general adusto, de Angela Merkel han revolucionado nuestro observatorio nacional. Se han multiplicado las portadas de los periódicos y más de un opinador ha querido ver en esa mueca amable el signo de una conversión de esa dama al credo del crecimiento…