Lujo y ruina

El reloj que ha lucido Nadal en el último Roland Garros, y que desapareció en la habitación de su hotel, ha sido recuperado por la policía francesa que, en un pis pas, arrancó la confesión a un camarero infiel. Estaba en un escondite próximo al domicilio del ratero, que aguardaba a que amainara la tormenta…

La taza en el borde

Ando convencido de que en la médula de la condición humana actúa un activo factor milenarista. Quiero decir que desde el Apocalipsis llamado de Juan hasta nuestros días, pasando por Joaquim de Fiore o Campanella, la idea postrimera de que esto se acaba, de que el Mundo más o menos feliz sobre el que navegamos,…

El enigma bancario

Cuando nuestros nominalistas se pongan de acuerdo sobre si lo que acaba de ocurrirle a España es un rescate –dulce, amargo o parcial—o una intervención disimulada, habrá que proponerse satisfacer la indignada curiosidad de la gente sobre cómo ha podido producirse una catástrofe en unos bancos y cajas de ahorro que, año tras años, han…

Toques de gloria

Lo que está diferenciando a la masacre de Siria de tantas otras como llevamos vistas es la exposición de los niños sacrificados, la ofensa a la sensibilidad que supone distinguir en primer plano, entre la muchedumbre de cadáveres, los cuerpos sin vida de esos niños, incluso bebés, que parecen dormidos en las fotos que nos…

Armas para la paz

Una providencia judicial acaba de reiterar en los EEUU el mítico derecho de los ciudadanos a poseer armas de fuego, defendida con ardor por amplios sectores de una opinión que no renuncia a su actitud pionera y a la idea primitiva de la autodefensa heredada de aquella. La seducción de las armas y el equívico…

La bolsa o la vida

Cualquier lector del Nuevo Testamento sabe bien que Jesús de Nazaret tuvo relación con dos gerentes económicos, el apóstol Mateo Levi, recaudador de impuestos y, en consecuencia, publicano malmirado por la opinión, y Judas Iscariote, que fue el administrador del Los Doce aunque alguno de sus colegas, en un episodio memorable, lo tildara de ladrón.…