Vuelve la amazona

Como lo cierto es que la prevención masculina frente al dominio de la mujer ha sido una constante histórica, los resultados de los JJOO de Londres, con el espectacular ascenso de nuestras hembras y el fracaso relativo de los machos, está provocando no poca inquietud en la tribu. En este erial postmoderno, las mujeres han…

El saco roto

Recibo las quejas de un muy amigo hispano-alemán por haber dicho en esta misma columna que Alemania iba a conseguir en estos cinco años de crisis lo que no consiguió con tres guerras europeas consecutivas. Le digo que lo siento, pero que no suelo callarme aquello en lo que creo, y él me corresponde reconociendo…

Fútbol podrido

Hace unos años Italia entera se conmocionó con el escándalo de los “arreglos” de partidos de fútbol por parte de una pequeña mafia de mediadores y árbitros en un asunto conocido como “Calciopoli”. Se trucaban los encuentros, se defraudaba al espectador lo mismo que al quinielista, y lo malo es que quienes tanto se habían…

Estado de bienestar

No ha tenido demasiada repercusión el descubrimiento reciente de esa legión de tramposos que obtenían gratis los medicamentos utilizando la tarjeta de algún familiar jubilado. Nos hemos acostumbrado al fraude, entre otros motivos porque desde la autoridad se nos ofrece a diario el lamentable espectáculo del agio y corrupción. ¿Por qué va a pagar uno…

Saber es poder

Los políticos dan hasta lo que no tienen con tal de conseguir información sobre el prójimo. En pocas democracia se habrá espiado telefónicamente al Jefe del Estado, como ocurrió aquí en su día, y en pocas funcionarán las escuchas del rival político con la desvergüenza con que aquí funcionan. Estoy pensando, por supuesto, en el…

Izquierda demente

Mi padre solía contarme las escenas de la expropiación de víveres que llevo a cabo en mi ciudad el Frente Popular. Y solía repetirme que a él no lo escandalizaba tanto el despojo colectivista en sí mismo sino que el Gobierno lo permitiera, tolerando el modelo expropiatorio calcado de las comunas ácratas que, por mucha…