Asterix en Sevilla

Hemos tenido suerte, ésa es la verdad, al mantenernos en equilibrio en una suerte de federación que no es un Estado federal. Ni carne ni pescado, las autonomías se han deslizado durante tres trienios gobernando, unas mejor y otras peor, como si fueran “estaditos” vagamente dependientes de un Estado que ha hecho la vista gorda…

Paz y guerra

El olimpismo griego implicaba durante su competición la tregua de toda violencia y el armisticio de todas las guerras. Un griego podía ir tranquilo por los caminos seguro de que mientras los efebos evolucionaran por la pista ninguna amenaza le aguardaba. Hoy hemos abandonado radicalmente ese principio y casi no ha habido ocasión olímpica que…

La clase política

En el último de sus penetrantes artículos se ha referido Luis Carlos Rejón al incidente provocado por unos funcionarios que abroncaron en público al co-presidente Valderas con el eslogan “Valderas, tirano, vuélvete al butano”. Entiende Rejón que el insultado se merece, desde luego, muchas pitadas a las que él dice adherirse, para plantear a continuación…

Citius, altius, fortius

También en Grecia, su inventora, fueron las Olimpiadas ocasión del negocio. También en ella, como ahora, se dopaban los atletas con remedios que, en aquel estado de inocencia, aún se consideraban “naturales”. Tampoco faltaban, junto a los bujarrones que hacían epinicios, los críticos razonados de los límites del esfuerzo. ¿Tenía sentido la imagen del atleta…

Pequeño balance

Unos días lejos del mundo, un respiro entre montañas y vuelta a empezar. El mundo está en crisis, Europa hecha trizas, España se hunde abismada en su propio maniqueísmo, en esa bicefalia que ansía impaciente el Poder concelebrando la misa negra del pesimismo: “cuanto peor, mejor”. Creo que el partido en el Gobierno ha cedido…

Sobre el pudor

La noticia de que el gigantesco Museo Nacional chino de la plaza de Tiananmen expondrá una muestra del Renacimiento hizo concebir en el cogollo de la cultura europea la ilusión de que, contra lo predicho por algunos de los viejos sociólogos, las naciones no queman etapas en su modernización ni siquiera en la “aldea global”.…