El sexo de los ángeles

Entre la idiotez y la perversión, la ministra Irene Montero acaba de añadir a su lamentable historial una aberrante opinión que, por supuesto, aspira a consagrar legalmente: la de que un menor es libre de repudiar el contacto pedófilo pero también, “a sensu contrario”, de aceptarlo, teniendo como tiene, según ella –sea “niño, niña o…

El frac de Guerra

Cuando don Pío Baroja ingresó en la RAE hubo alguna polémica en torno a la posibilidad de que el recipiendario rehusara vestir el frac de reglamento en la vieja institución. Ni qué decir tiene que él hizo poco caso a las hablillas pero en su memorial “Desde la última vuelta del camino” justifica su indiferencia…

El gatillazo argentino

Para J.A. González Márquez La denuncia, crítica o satírica, de la mendacidad política viene resonando sin cesar desde las primeras prosas humanas. Hasta entre los pliegues del mito puede entreverse su imagen opaca. Siempre que oigo a alguien alterarse ante esa pingüe trola recuerdo el panfleto de Swift sobre “La mentira política” y, en especial,…

Las siete plagas

En cualquier época pasada el peatón creyó ver la peor de la historia, el apocalipsis previsto por la profecía. He ahí un enunciado tan cierto como que, en todas y cada una de ellas, la posteridad acabó descubriendo algún progreso. Por qué el género humano parece condenado a perpetuar el pesimismo es uno de los…

Grandeza y miseria

En el verano del 86 nos fuimos en familia a recorrer en Rusia su deslumbrante ruta de ciudades históricas. Uno iba con las del beri, aconsejado por Manolo Vicent, intrigado por las noticias que nos llegaban sobre la evolución de un régimen soviético que, sin romper aparentemente amarras con su acreditada estolidez, andaba coqueteando en…

Llegar tarde

La noticia más divertida de este verano atroz ha sido, probablemente, la costosa subvención con que la Generalitat valenciana ha financiado –esta vez sin la mediación del ubicuo hermano de Ximo Puig—una investigación sobre, asómbrense, ¡la sexualidad del pulpo! Debe de sobrar la pasta en aquella autonomía cuando, en pleno agobio del toronjal, sus humanistas…