No ha correspondido como sería de esperar el nacionalismo catalán al entreguismo de Chaves sino que le ha apretado aún más las tuercas, por si el ridículo de los barcos de agua almeriense o la indigna propuesta de aprender catalán formulada a nuestros parados no fueran suficiente. Desde CiU, el mismo Artur Mas denuncia que Chaves va “de la mano” de sus correligionarios catalanes a la hora de mantener la propuesta financiera del “café para todos”, evidenciando que para el presidente andaluz lo importante es el PSOE antes que Andalucía. Chaves, en efecto, apoya un “concierto” para Cataluña que la equipare al que ya disfruta el País Vasco, como si cada una de esas concesiones privilegiadas no supusiera una pérdida para el conjunto de la nación. No se conforman ni con verlo de rodillas, pero Chaves insiste en la genuflexión por obvias razones de partido. Lo insufrible es que esto lo tenga que decir alguien desde Cataluña sin que aquí se abra siquiera una boca. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.