El nuevo delegata de Empleo resulta que es el alcalde que ha dejado en su pueblo, Nerva, el 26 por ciento de parados. ¡Vaya tarjeta de visita! Y encima comparece en rueda de prensa con la mordaza puesta, extravagancia que justifica por el hecho de que no ha tomado posesión todavía. ¿Y entonces para qué convoca rueda de prensa? En serio, este sistema de “recolocación de cargos políticos fracasados en puestos todavía mayores es intrínsecamente perverso y no sólo porque se haga a cargo del dinero de todos sino porque deja ver hasta qué punto la razón de partido prima sobre cualquier otra en ese mundo cerrado en que la partitocracia ha secuestrado al régimen de libertades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.