No es por insistir, pero la imagen de la carriola aparcada ante el casoplón que se ha alquilado Cejudo en El Rocío es de las que hacen época. El PP pide la lista de alojados en ella, pero uno cree modestamente que nos e trata de detalles sino de negar la mayor, es decir, el imposible derecho de una Diputación pobre a gastarse otra millonada en irse de romería con camareros y carriola, a costa del contribuyente. A esa “casa de la provincias” tendría derecho a acceder, por supuesto, cualquier onubense y no sólo el puñado de señoritingos que gestiona sus impuestos. Claro que la responsabilidad por este abuso no es exclusiva de Cejudo sino del PSOE provincial y regional, de Chaves en última instancia, que ve con benevolencia este injusto expolio como si fuera normal. Ni a los viejos caciques históricos se les hubiera ocurrido un montaje semejante. En eso ha avanzado a marchas forzadas una Diputación pobre para los ciudadanos pero no para hacer turismo colectivo a Tokio o a Bruselas, o para irse al Rocío en plan nuevo rico, con cochero incluido.

1 Comentario

  1. Qué poca vergüenza tienen, paisano. No me explico cómo tienes tantos cojones y tanta paciencia. Dios te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.