Sobran los malos ejemplos, pero acaso ninguno tan clamoroso como el del “parón” sufrido por el CHERE de Lepe, un hospital por el que suspiran los pueblos de la Costa de Huelva desde hace años mientras las Administraciones se pelean a pesar de estar concluida su construcción y hasta su puesta en marcha: unos por otros (Gobierno, Junta y Municipios), la casa sin barrer. Tras años de incomprensible demora, el Gobierno se deja caer ahora con 2’28 millones para iniciar los trabajos de acceso, cantidad minúscula comparada con la pasta gastada en coca y alterne por algún gerifalte (que consta en autos) y los cuartos despilfarrados por la Faffe en lugares de perdición. Todo por el Pueblo, por supuesto, pero, bien entendido, que el Pueblo puede esperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.