Me cuentan que hoy por hoy –quien me lo dice es un psicólogo afamado—los niños apenas creen en los Reyes Magos. Como el psicólogo es de Sevilla y hablamos un dialecto común añade: “Hoy ya no cree en ellos más que el Ateneo y El Corte Inglés”. No lo sé, para qué voy a decir otra cosa, pero he estado pendiente de mi nieto quien le ha escrito una misiva creo que a Melchor pidiendo una equipación de Pau Gasol, la criatura, aunque me ha parecido ver en sus ojos, mientras yo hacía como que me empapaba la carta, una sombra de duda cartesiana, o mejor quizá, de desconcierto spinoziano, reflejo, con toda seguridad, de su inocencia perturbada por la malicia escolar. A mí no se me ha olvidado la expectación y el pálpito que nos despertaba la espera de los regalos que, en el mejor de los casos, venían a ser una broma comparados con la ofrenda que hoy reciben nuestros pibes, y por eso mismo me parece que poco gana la puñetera secularización quitándoles de la cabeza la ilusión a los niños de buena voluntad que pronto habrán de enfrentarse, ya sin escudo ni adarga, a la dureza de la vida. ¿Creen o no creen nuestros zangolotinos y, en el segundo caso, cuál es la causa de su fingimiento? Tampoco tengo ni idea aunque no me parece arriesgado apostar a que esa inocencia más o menos fingida es una cosa tan seria como que viene a confirmarnos la convicción de Ernst Cassirer de que el hombre es un animal simbólico que no vive sólo de pan, abismado mientras mantiene fiel la inocencia a su maquinaria electrónica, dale que te pego a la Nintendo 3-Ds o a la Wii U Premium, esos desgalgaderos de neuronas.

Me temo que en la sociedad post-industrial o “de servicios” ya no valdrán las componentes míticas que formaban parte de la socialización del niño por lo menos hasta que Sapiens Sapiens puso el pie en la Luna, entre ellas la expectativa ante la visita de unos Magos buenos cuya tarea era mantenerles en vilo la emoción, si acaso formando oligopolio con Papá Noël, ese invento protestante que bajó del frío. Y eso no me parece bueno ni mucho menos, ya que la inocencia es un bien escaso y, en consecuencia, deberíamos tratarla con prudencia económica. Mi nieto me observa mientras leo la carta: como los viejos filósofos quiere comprobar su secreta hipótesis consultando el oráculo del Otro, inseguro ante la vidriosidad de la razón propia. La estrella de Belén se eclipsa inundada por el reflejo de la supernova secularizadora. Nuestra galaxia es un pañuelo.

6 Comentarios

  1. No entro en la épica batalla del símbolo y el mito. Pero me enternece nuestro Anfitrión cada vez que nos cuenta algo, tierno él a su vez, de la hermosísima relación abuelo-nieto.

    Que pasen una noche de paz. Y de algo de alegría, si es posible.

  2. ¿Es verdad que la señora Carmena quiere poner «reyas» en lugar de reyes? Si lo es, es que ese feminismo ha perdido la cabeza.

  3. Espero que mis nietos crean en el Papá Noel hasta los 6 o siete si posible…… Quizas sea mucho pedir pero soy capaz de cualquier cosa con tal que no pierdan la inocencia, y tengan esa ilusion.
    Soy como don Epi las evocaciones de don Josean como abuelo me parecen tiernásimas.
    Felices fiestas, aunque sea con retraso. Y un beso a todos naturalmente.

  4. !Felicidades retrasadas para todos! Me siento por completo identificada con el abuelo que escribe esta columna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.