El fracaso de la oposición municipal del PSOE en el ayuntamiento capitalino es la demostración más incuestionable de la mediocridad de los dirigentes locales y provinciales del partido. No pueden con Pedro Rodríguez –no han podido en cuatro legislaturas, de momento—y no son capaces tampoco siquiera de plantear una oposición seria (lo de ‘leal’ ni se sueña, a estas alturas). El mismo espectáculo de antier, cargando contra el alcalde pero volviendo a abstenerse en la votación a favor de los trabajadores del Polo, deja ver a las claras que no tienen idea de a dónde van. Eso sí, los trabajadores defendidos por esa pinza a la griega IU-PP, habrán de tenérselo en cuenta, sin duda. Pocas demostraciones de flaqueza tan fenomenales como esa incapacidad del partido hegemónico para mantener el tipo medianamente ante un alcalde que los pone de los nervios, incluso ausente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.