El juez Garzón cosechó uno de sus más espectaculares bastinazos cuando organizó un inmenso tiberio para localizar, detener y conducir a puerto, donde sería desmontado pieza a pieza, un mercante presuntamente dedicado al narcotráfico. Como no se halló ni una mala librita de droga en al barco, se especuló entonces –con notable enfado de juez, me consta– con la posibilidad de que el superjuez hubiera sido tangado, consciente o inconscientemente, por alguien con interés en distraer la atención de los servicios de vigilancia en un punto/cebo mientras por otros lugares se perpetraban los alijos auténticos y entraba la droga a raudales. Es difícil controlar ese tráfico, no hay duda, en especial en la inmensidad del Océano y más todavía desde que los cerebros de los ‘carteles’ dieron con la idea de hacerse con submarinos capaces de burlar la vigilancia por rádar, algo  no especialmente difícil tras el desplome de la URSS y la puesta en almoneda de su arsenal militar, incluida buena parte de su flota. Los narcos colombianos llevan años tratando de comprar esos buques o, en su caso, de construirlos artesanalmente consiguiendo en el mismo mercado negro los planos y piezas imprescindibles y dejando a cargo de sus ‘manitas’ el resto de la juliovernesca fantasía de acarrear droga a través del Atlántico navegando bajo la superficie. Estos días se celebra en Vigo el primer juicio de esa naturaleza en el que comparecerá una docena de implicados a los que se relaciona con el sumergible hallado en la ría durante el verano pasado y que habría sido abandonado por causas desconocidas, nave elemental pero efectiva con capacidad de navegar a tres metros de profundidad. A mí me ha traído a la cabeza la odisea de Cornelius Drebbel, aquel angloholandés que, en el primer cuarto del XVII, consiguió navegar bajo las aguas del Támesis, desde Westminster a Greenwich, a cinco metros de hondura y bajo la atenta mirada del mismísimo Jorge I.
                                                                   xxxxx
Ni el sueño del hombre-pez lo estrenó Lovecraft ni la primera idea del sumergible fue de Peral sino de el cabetista Narciso Monturiol, pero hay que reconocer que los cálculos de Verne, incluso en los términos ambiguos en que los expone el inolvidable capitán ‘Nemo’, incluido ya el motivo del motor eléctrico (Monturiol aún proyectaba navegar a vapor), nos dejan hoy estupefactos. Claro que estas versiones profanas tenían su largo antecedente mítico. El propio Apolo se hizo delfín para navegar hasta Crisa, si no recuerdo mal, y pocos cuentos tan bellos como el de los delfines salvadores de Arion que Plutarco relata hablando de los Siete Sabios, y del que tal vez procede la curiosa leyenda de que esos ingeniosos peces no son sino piratas que expían su culpa salvando náufragos inocentes. Verne no logró trenzar su gran novela, me parece a mí, mientras que no dio con la fenomenal idea de centrar la acción en un personaje, ‘Nemo’, que era la perfecta representación del hombre antisocial que abomina de la Tierra y hace del Mar su patria y su refugio. Y los narcos colombianos o los gallegos parece que tratan ahora de conciliar ambos medios, buscando en las aguas, una vez más, la libertad absoluta e incontrolable, el reino sin fronteras cuyos secretos caminos unirían, en lugar de separar, las tierras y los hombres remotos, lo mismo para el bien que para el mal. El hombre vuelve una y otra vez sobre los mismos sueños, recorre sin saberlo los caminos trillados, cree descubrir la novedad en el objeto tal vez arrumbado hace la intemerata, como si fuera cierto el aviso del ‘Eclesiastés’ de que nada nuevo es posible encontrar bajo el sol. Lo que no quiere decir que, lo mismo que el Altísimo escribe derecho con renglones torcidos, ese macaco ingenuo no sea capaz de dar en el clavo al que sus antecesores no acertaron. Verne enseñó lo suyo a los ingenieros, como Cirano a los cerebros de la NASA. En ese progreso sincopado, los narcos no han sido los primeros ni seguramente serán los últimos.

27 Comentarios

  1. El Anfi nos lleva de la mano desde la exhaustiva recopilación de datos sobre la ambición del hombre-pez, paralela a la del hombre-pájaro, hasta su aplicación a las más cenagosas aguas del narcotráfico, enriquecimiento exponencial de unos desalmados y ruina de personas y familias.

    Reconozco que en una primera lectura más rápida no he encontrado la referencia a Jonás -¿el primer viajero en submarino de tracción animal? «(…pero Jehová tenía dispuesto un gran pez pera que se tragara a Jonás, y Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches..» -Jonás 1:17)- y al no hallarla me permito la licencia.

    (Se admiten collejas. Of course). Nos vemos. Perdón, nos leemos.

  2. Toma, precedentes míticos hay más de uo, doña Icaria. Como Jonás, Hércules permaneció también tres dñías en la barriga de un enorme monstruo y hay otrs casos salvados de grandes serpientes en la literautura posterior. Que gm se refiera al hombre-pez de Lovecraft (y ya es raro que se le olvide el del padre Feijóo, el «peje Nicolao» u hombre-pez de Liérganes otras veces citado por él) es una broma pra sugerir que siempre el hombre aspiró a bucear bajo el mar o a nadar en él hasta o inverosímil. En la epopeya hindú encontrarña tros ejemplos, y en la americana prehispánica.

  3. Lo del Garzón fue sonado yes buena muestra de lo que esa estrella pretede en su vida profesional. Hoy gm semete en otros aspectos, no obstante, y de nuevo le sale esa ironía que es la marca de la casa a la hra de tratar untema tan serio. Lo cual es de agradecer.

  4. Ateto y no participanteme gustariarecibir por e-mailalguna noticiade ese Cornelius Drebbel que navegó en tiempos de Jorge I. Es una bonita columna, especialmente en la evocación del tema en la mitología, siempre tan amano de gm, siempre tan agradable para el lector por lo general alejado de estos saberes.

  5. No sé de dónde saca gm que Peral no fue el inventor del submarino, aunque me suena lo de Monturiol. Debería haber dado noticia de su fuente, y cabela posibilidad de que é prefera a Monturiol por ser un «socialista precientífico» a Peral qee era un militar de nuestr Marina, disciplinado y genial.

  6. Estimado Patriota, no haybtal preferencia, me consta porque el tema es de dominio común entre los interesados. Monturiol inventó (¿) un sumergibe impulsado por motores accionados por vapor, Peral uno movido por electricidad. Pero no olvide uestde, ya puestos en plan patriota, lo que esa Marina, ese Estad,aquella España le hizo a Peral, que fue nada menos que una tremenda campañade desprestigio que amargó los últimos años de su vida. Hasta su manifiesto explicando lo que había en realdad del proyecto y qué circunstancias lo impedían hubo de ser publcado a sus expensas en un periódco de escasa tirada. tra pena española, Patriota, que seguro que le apena a usted como a mí. Como a GM, seguro.

  7. Divertido, ilustrativo. Así como los inmigrantes ilegales entran por Baraja (los de las pateras no sonmás que el lumpen), la drog, la gran droga entra por mil conductos, incluidos algunos que no me atrevo a consignar. Lo del sumarino narco era cuestión de tiempo, y téngaseen cuenta que no se trata de juguetescnstruido en plan mecano sino de naves ex-soviéticas compradas en subastas.

  8. Gran Verne, desde luego, se mire r dnde se mire. Estoy con don ja en que 100.000 leguas… es la mejor novela a causa del personaje,soberbio, que es el capitán Nemo, un antisocial incomparable con estos mercaderes pero que resuta tan verosímil como inquietante.Un tío superdotado, como Nemo, disponiendo de un sumergible podría darle la vuelta al mercado de la droga. Esta es otra ocasión en la que comprobamos que el Poderysu capacidad de previsión y preveción va muy retrasado con respecto a la realidad.

  9. Lo que no sé es por que es preocupa tanto ladroga cuando sería más peligroso el hecho de que alguien pueda comprar submarinos no para transportar coca sno para llevar misiles, que también se subastan hace tiempo. Lo pero es que la única esperanza esta en el criminal de Putin. Pero ¿y si en algún momento le interesa permitir que ese mercado funcione «contra» Occidente?

  10. Da gusto encontrarsela mitología en medio del periodismo prosaico. A veces megstará que jagm se extendiera más en esas citas y ejemplos aunque comprendo que no es el caso. Le agradezco el sitio que le da al pensamiento mitico y la importancia que concede lpapel jugado por la imaginación en la historia del hombre. Eso sólo puede hacerse desde la Cultura amplia, y la mayoría de sus colegas columnistas no están en ese caso.

  11. Ole, ole y ole y al que no diga ole, que se le seque la yerbabuena. Este es mi blog. Por madrugadora y por ignorante, abro calle con mi habitual monseguilla y luego vienen los que verdaderamente saben y aprende una mil cosas. Lo que me hace feliz. (El día que a uno le falte la inquietud de la curiosidad, ya le pueden ir cantando el gori-gori).

    (A mi don Pangloss/Leibniz: ¿No me descifrará la interpretación de Zamora Vicente sobre don Latino de Híspalis y la Pisabien?. Merci beaucoup.)

  12. No apriete al Dr. Pangloss, buena señora, porque si bien la Pisabién es seguro que pertenece al imaginario y debe de ser figura cotrahecha de las muchas desorejadas qe el maestro conoció junto a las tapias del Botábico y en tants otros lugares, don Latino es fama y se discute en las Academias si se refiere a cierto cierto periodista docto y enemistado con Valle, a un catedrático entonces en boga, igualmente andaluz de origen o a algunos otros. No creo qe nadie nos saque nucade la duda y mejor así. Yo ghubera preferido no saber que «el gallo polainero» era, en realidad dn Abelardo López de Ayala o que el jefe de redacción de aqule periódico –«¡Válgame un santo de palo!», ¿recerda?– era el paisanísimo de jagm don José Nogales, autor injustamente olvidado.

  13. Yo en cambio no había pensado en esta aventura a lo Julio Verne ni se me habí pasado por la cabeza que se pudiera llegar a tanto, o lo que equivale lo mismo, que un negocio permitera márgenes tan enormes como para poder hacerse con un submarino para el transporte. Un submarino que navegarápor un mar de sangre y de lágrimas (he sufrido ese mal muy de cerca), que es lo que le falta como remate a la estupenda columna de hoy.

  14. El gran negocio comporta gran astucia, y para astucia, la de esos malandrines sin escrúpulos que pueden pagar asesores encopetados con ese río de oro.Teng mis dudas, eso desde luego, sobre el fondo del asunto, o sea, sobre la viabilidad real de esa navegación trasatlántica que no dudo que sería detectada por los rádares, cómo no, de la misma manera que e detectan entre ellas las flotas militares.

  15. Fuera de contezo.
    Qué tranqulidad nos da saber que «el bueno de Manolo» no está tan a la cuarta pregunta como revela su declaración patrimnial. A los escepticos que dudan de la eficacia de un programa en directo como «Tengo una pregunta para usted» hay que recomendarles que consideren e ídículo que ha hecho el presidente de Andalucía diciendo ante millones de oyentes que no tenía más que unos 3000 euritos y presetando al día siguiente una sstancial elevación del saldo. Hayque tragar con lo que hay: los españoles somos especialmente benévolos con la corrupción y totalmente indiferentes ante la mentira política.

  16. Vaya, parte de la intervención de doña Icaria, y la del señor Pangloss es chino para mi.
    Menos mal que no pasa lo mismo con el artículo de don Jose Antonio. Casi me caigo de la silla al enterarme que habían cazado un submarino furtivo en Galicia , repleto de droga.
    Me encantó recordar a los delfines salva vidas…..y voy a informarme sobre Monturiol: ¡qué maravilla, y cuántas cosas nuevas por decubrir!

    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    Don Griyo, por fin de vuelta? De acuerdo con lo que usted dijo ayer. Espero se encuentre usted y la señora Griyo en perfecta salud.

    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    Saludos a todos.

  17. Fuera de c. Al/la esforzados gudaris fusiladores -que no hubo tiroteo, sino fusilamiento- les han incautado un taco de euros. ¿Serán los mismos que no se incautaron los maderos porque hubo un ‘misericordioso’ chivatazo?

  18. Aclaración de doña Marta: el submairona de Galicia estaba vacío por completo de droga, pues su o sus tripulantes lo habrían abandonado allí seguramente a causa de una avería. Pero sí, el suceso es notable y demuestra que los límites de la nueva delincuencia están lejos de ser imagados siquiera. ¿Por qué, salvo en el cine negro, seá que el malo es siempre más imaginativo que el legal?

  19. Narciso Monturiol, doña Sicard del alma, fue un gran afrancesado, como el anfitrión de este casinillo, y discípulo o al menos seguidor de Cabet, cuyas doctrins soñó y trató de aplicar aquí en España. En contrará mas datos en la historia del movimiento obrero, aquella «disciplina» de los años 60-80

  20. No es por nada, pero Mturiol, el inventor del submarino a vapor del que habla jagm, fue el traductor del «Viaje a Icaria», la obra de Cabor que no cnocía de nada a nuestra actual bloguera.

  21. Fuera de contexto, pero no del todo si bien se mira:
    El presidente Chaves ya no es un ruina con un uñado de eurs sino que, tras el tropezón de su sosa salida a la tele, ha tenido que aditir que tiene un poco mñas, vamos, siete veces más de loq ue decía, que sigue sin ser creíble, pero ya es algo. ?Y se van a asombrar de que los ingenios colombianos fleten un sumergible narco?

  22. Me hago cruces y no paro, aunque debo confesar que la «película» me ha entusiasmado. ¿Si dedicáramos tanto ingenio y tesón al bien, la Humanidad se saldría del mapa!

  23. La anécdota de Garzón es tal cual. Que cada uno saque sus conclusiones y me disculpe a mí por ocultar las mias.

  24. Vaya, voy añadiendo casillas donde ordenar los conocimientos que se pueden cosechar en este blog gracias a ustedes todos: el otro día doña Icaria habló de Cabet y hoy de un discípulo imaginativo y científico suyo.
    Hoy me acuesto un pelo menos ignorante.
    Gracias don Rogelio: me gusta poner lazos y echar puentes.

  25. A doña Marthe Sicard: lea si quiere el libro de Matthew Stewart, «l sueño de Monturiol», ediado hace poco en Taurus Historia. Creo que Atonio Elorza, que estudió en su díam como sabe bien gm, «El socialismo utópico», también seha ocupad de ese extraño pero interesante autor.

  26. 23:26
    Aprecio su aprecio, doña Sicard.
    Mi pre- Alzheimer me impide recordar lo que escribí ayer, pero me alaga que lo recuerde Vd.

    No he vuelto. Mi vida es complicada e imprevisible y con frecuencia se complica más de la forma más imprevisible.
    Mis entradas en el blog son nocturnas y casi siempre postreras. Me gustaría “madrugar” con doña Icaria, y decir algo cundo tenga que algo que decir, que no es siempre, pero el caso es que madrugo mucho más que el blog y cuando se cuelga ya, casi siempre, he salido de casa. Cuando salgo de Madrid, como ahora, dependo de un teléfono móvil que no siempre tiene cobertura. Por todo eso soy el más irregular de los blogueros. Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.