El alcalde de Huelva, el Superalcalde, dejará de ser también presidente del partido, ese inevitable avispero que hace cuatro años aceptó quizá con más ingenuidad que sentido. Me alegro por él y por la capital. Al tiempo, parece que será designado por Arenas responsabilidades a nivel regional. Me alegro también, porque este Pero Rodríguez hace tiempo que no es ya sólo Perico, sino que ha aprendido mucho y tiene no poco que ofrecer. El toque está en ver quién le sucede y ahí es donde la dirección debe andar fina, designando a un carácter fuerte y probado y dejando a un lado a los inevitables conspiradores y ambiciosos. Huelva ha tendido más de tres lustros uno de los alcaldes más activos de España. Desde ahora, y para preparar su quinta legislatura, va a tener el tiempo y la paz que hasta ahora no tuvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.