La salida del secretario de Política Municipal del PSOE, Álvaro Cuesta, a propósito del caso de transfuguismo de Gibraleón supera toda previsión razonable: lo ocurrido en el Ayuntamiento de ese pueblo con el transfugazo masivo de todo el grupo municipal del PSOE, “es anterior al Pacto Antitransfugismo” cerrado en el Congreso, bajo la presidencia del ministro de Administraciones Públicas, hace poco. Cuesta debe de tomar por tonto al personal y suponer que va a colar esa bola de que el enésimo pacto antitránsfugas del otro día es el único vigente, como si no supiéramos que hay varias docenas vigentes por ahí, pactos que casi nadie ha cumplido nunca y que todos han vulnerado, es cierto, pero que está ahí desde le principio de los tiempos. El PSOE puede “arrecoger” a esos tránsfugas si lo cree conveniente pero está claro que no sabe no por dónde empezar para vender la burra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.