El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha logrado la fórmula mágica para compatibilizar el fracaso con la excelencia, como lo demuestran los avances espectaculares en algunas especialidades (piénsese por ejemplo en cirugía de trasplante o prenatal) en contraste con el lastimoso estado de la atención en urgencias o la parsimonia de las listas de espera. La última adquisición ha sido un ‘software’ en el servicio de Oftalmología del Hospital “Virgen del Rocío”que dirige el Dr. Ruiz Lapuente, destinado a tratar enfermos con pérdida de agudeza visual, aplicable al tratamiento de intervenidos en cataratas o persistencia hiperplásica del vitreo, un adelanto hasta ahora empleado solamente en Inglaterra y Suiza. Lo dicho, entre el fracaso y la excelencia, no porque lo digan las complacientes encuestas que exhibe la consejera sino por la capacidad y empeño de sus sanitarios en la mayoría de casos. “Dios que buen vasallo si hubiera buen señor/a”. El refrán viene al pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.