Cal y Arena

El mismo Interventor de la Junta que hace una semana dijo al tribunal que juzga el “caso ERE” que, “con los ojos de hoy” no veía que los gestores públicos hubieran “prescindido total y absolutamente del procedimiento” al dar sus subvenciones, le ha dicho o reconocido ahora que “cuando se quiere gestionar irregularmente se gestiona irregularmente y no hay informe que valga”: más claro el agua. Y claro está también que aquella “espantá” del Interventor no pretendía otra cosa que salvar los propios muebles, en máximo peligro si hubiera opinado otra cosa. Vean lo intrincada que es esa trama psíquica y política que antier se removía inquieta en sus asientos (no en el “banquillo”, ojo) venteando en este cambio súbito del viento procesal una grave amenaza. Para satisfacción de “justicialistas”, los nubarrones se ciernen otra vez, amenazantes, sobre el Poder acorralado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.