No se resigna la Junta a doblegarse al mandato judicial que, reiteradamente, le ha rechazado los injustos propósitos del “decretazo” ordenándole que ningún “enchufado” sea integrado en sus servicios hasta que los Tribunales se pronuncien sobre el fondo de la cuestión. El Servicio Andaluz de Empleo, sin embargo, ha inventado una categoría nueva con la que pretende salvar a ese colectivo, que propone ahora llamar “sobrogados”, de manera que el organismo pudiera hacerse cargo de los excluidos por el TSJA que, por cierto, continúan como si tal cosa en las oficinas del SAE realizando las labores funcionariales que expresamente tienen prohibidas. ¡Hasta se les han devuelto las claves de acceso que un primer momento les fueron retiradas!  Mucho deben de jugarse Griñán y su partido en esta operación cuando llegan a estos extremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.