No se ha disipado aún el eco de la polémica hábilmente organizada en torno a la retirada de los crucifijos de los centros escolares, cuando aparece el escandalillo ridículo de las fiscalas de la Audiencia Nacional forcejeando por un ‘belén’ mandado instalar por una de ellas y finalmente retirado por orden del segundo jefe de la institución ante las protestas y a petición de una colega. En la Audiencia Nacional no se escandaliza ni protesta nadie porque unos narcos recobren su libertad por descuido del juez o por tantas otras extravagancias que, como es lógico y natural, ocurren en un órgano tan complejo, pero la sola presencia de un “misterio”, como se decía en la España tradicional a la representación de la sagrada Familia, es objeto, como pueden comprobar, de una ardua polémica que ocupa a los medios y al país hasta dividirlos los divide en bandos opuestos. Ya hace un par de años una directora mujaidina ordenó arruinar el ‘belén’ que en un Instituto de Mijas habían elaborado los alumnos de 1º de ESO, creo recordar, y hasta el Vaticano, por boca del predicador del Pontífice, hubo de intervenir dedicando al hecho una dura admonición. Y que si quieres arroz. El proyecto laico del Gobierno y su partido han encontrado en estos ruidos un excelente fondo para ocultar el clamor de esos miles de parados que diariamente caen por el desgalgadero de la crisis mientras el Gobierno “socialista obrero” dedica un pastón del PIB para cubrir la golfada de la banca o beneficia a banqueros y banquistas con un indecente trato fiscal colado, además, de matute en el Consejo de Ministros, en la letra chica de un decreto-ley que, paradójicamente, viene a enmendar una ley general. ZP es un mago, no cabe negarlo, en el arte sibilino de manejar diminutos agravios y conflictos para tapar el agujero negro de su política oportunista, pero esos contenciosos de pacotilla han acabado quebrando al país y dividiéndolo en dos como en una pesadilla maniquea a cambio, insisto, de contribuir a escamotear los problemas auténticos que padece la sociedad. Actúa como esos hampones entre los que uno tiene la misión bronquista de organizar el tifostio para permitir al carterista o al descuidero, aprovechando el disturbio, actuar impunemente.

                                                                  xxxxx

El ‘belén’ o ‘nacimiento’ es considerado por la sociología de la religión como una representación  plástica de un mito integrador basado en la revalorización de la pobreza y la aceptación de la humildad como valores supremos, algo que sorprende que irrite tanto a esos salvadores de los pueblos que, instalados cómodamente en sus nóminas, se afanan en modernizarnos librándonos de toda pulsión supersticiosa o irracional, en nombre de un laicismo positivo, realmente invasor a estas alturas, que en Italia, sin ir más lejos, ha sido volteado por la Justicia a las primeras de cambio. Pero al margen de la estrategia, bastante simplona por otra parte, lo que resulta más dudoso es que estas obsesivas minucias simbólicas preocupen y ocupen más a los gobernantes que la marcha catastrófica de la enseñanza, por no hablar del crac que está suponiendo la crisis. La número 3 del PSOE, Leire Pagin, ha declarado hace poco que ella mantiene en su casa un ‘belén’ pero se siente obligada a explicar que lo hace porque fue un regalo que le hicieron en Perú y porque, de uno modo u otro, no deja de ser una suerte de incitación a la intimidad familiar y a la cohesión social. Mala cosa que haya que justificar –¡en España!—un ‘belén’ navideño que seguramente no tendrán ganas de montar en las suyas esos perdedores que, minuto a minuto, se despeñan por la brecha crítica de la ruina. El laicismo es un cuento o un lujo de ciertas democracias, pero sobre todo es una cortina de humo. Yo he visto a muchos de esos laicos presidir de chaqué liturgias y procesiones. Donde no los he visto nunca es en la majada con los pastores.

1 Comentario

  1. aqui quien tienen que dar explicaciones son los anti-culturas que desmontan el belen y que no lo entienden esta ceremonia anual como modelo de convivencia y reunion familiar. un saludo don jose antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.